fbpx
3 de diciembre de 2022

Cuatro años después de que la Isla Nublar fue destruida. Los dinosaurios ahora viven-y cazan- entre los humanos alrededor del mundo. Este frágil balance cambiará el futuro y determinará, de una vez por todas, si los seres humanos seguirán siendo los depredadores del ápice en un planeta que ahora comparten con las criaturas más temibles de la historia.

Por fin ha llegado la última entrega de la saga de Jurassic Park y de la trilogía de Jurassic World, Jurassic World: Dominio. Se puede decir mucho de esta esperada película, lo primero sería que seguramente satisfará a los fans de la franquicia y los amantes de los dinosaurios que agradecerán las adiciones de nuevas especies en esta entrega.

Colin Trevorrow expande la escala de esta entrega llevándonos a más locaciones, en más países, lo que le permite imaginar que pasaría si los dinosaurios habitaran estos espacios que creemos nuestros. Así se abre paso a crear mejores secuencias de acción y una que otra escena que nos tiene a la expectativa de que suceda lo peor. Esa tensión se debe en parte al diseño de los dinosaurios, que se ven mejor que nunca gracias a la combinación de efectos digitales y prácticos, tanto que en ocasiones ni siquiera es tan obvia la diferencia. Así que prepárate porque Jurassic World: Dominio tiene el poder de poner tus nervios al máximo.

JURASSIC WORLD DOMINION

 

Sí, es una película emocionante y entretenida, sin embargo aún así no deja de ser casi totalmente igual a las entregas anteriores. Tanto que me alegro que me alegra saber que por el momento no hay planes para otra cinta del universo de Jurassic Park, porque no se cuanto más podrá la audiencia aguantar más dinosaurios que persiguen gente y se pelean con otros dinosaurios.

Tal vez para sus más aferrados fans eso sonará bastante bien y emocionante, pero en algún punto se tenía que gastar esta fórmula y Dominio es quizá ese punto. Porque no importa que tanto cambies de locaciones, que elementos quieras mezclar, no importa que tanto aumente la tensión o que tan bien esté hecha la acción, al final no es más que dinosaurios persiguiendo gente y que puede o no que se los coman.

Probablemente haya formas más creativas de seguir explotando este concepto de dinosaurios en la vida moderna, pero Trevorrow parece haberse rendido de encontrarlas y se adhiere a lo básico mientras más avanza la trama. Nada ayuda que la historia que ha corrido durante las tres entregas nunca ha sido muy interesante, pues esa puede ser la principal causa de esta restricción en la creatividad.

JURASSIC WORLD DOMINION

 

Si bien que regresaran los miembros del elenco original de Jurassic Park, Laura Dern, Sam Neill y Jeff Goldblum,  fue una excelente noticia y verlos en pantalla de nuevo es bastante emocionante, dejan muy en claro que los personajes de Jurassic World son planos y nada memorables. Aunque tienen poco material e incluso de calidad deficiente, Dern, Goldblum y Neill conocen tan bien a sus personajes que los interpretan con tal naturalidad que llenan las escenas de carisma, humor y por supuesto, nostalgia. No se puede decir lo mismo de Chris Pratt o Bryce Dallas Howard, él porque solo actua de sí mismo y ella porque por más que quiera aparentarlo, su personaje no es muy entrañable.

Así que Jurassic World: Dominion es una película que mantendrá al filo del asiento a la audiencia y la hará pasar un excelente rato en el cine. Después de eso probablemente se olviden de ella, pues para ser el final de una trilogía y una saga, no es nada épica.

2512_D083_00405R.jpg

Dirección: Colin Trevorrow
Guión: Emily Carmichael y Colin Trevorrow
Elenco: Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, Laura Dern, Jeff Goldblum, Sam Neill, DeWanda Wise, Mamoudou Athie, BD Wong, Omar Sy, Isabella Sermon, Campbell Scott, Justice Smith, Scott Haze, Dichen Lachman y Daniella Pineda

Deja un comentario