La pandemia está causando muchos estragos.

Los casos de coronavirus han aumentado rápidamente en especial por Europa, por lo que varias producciones se detuvieron, como la de Misión Imposible 7, la primer película que sufrió un retraso significante fue Sin Tiempo para Morir, la nueva entrega de la saga de James Bond. Hoy la noticia de que el estreno de Un lugar en silencio Parte II se atrasa indefinidamente a tan solo una semana de su estreno mundial sorprendió a todos, pocas horas después, se anunció que Rápidos y Furiosos 9 se atrasaría un año y finalmente, Disney pospuso también la llegada de Mulán y Los nuevos mutantes.

En el caso de de Rápidos y Furiosos 9, el atraso no presenta mayores problemas, sin embargo para Un lugar en silencio Parte II el marketing ya se había lanzado y ese gasto no se recuperará pronto. Esto se replicaría entre algunos de los estrenos más cercanos como Mulán, la cual ya había pospuesto su estreno en China, donde se encuentra su mejor mercado. Los Nuevos Mutantes sigue con su aparente maldicion, pues Disney ha tomado las mismas acciones que otros estudios.

Estos estrenos están a semanas de distancia, ¿qué pasa con los que están a meses? Black Widow, Trolls 2: World Tour, Mujer Maravilla 1984, Tenet, entre otras que parecen lejanas, pero el coronavirus no es algo a lo que se le asigne una fecha para que llegue a su fin. La situación podría extenderse durante meses y es probable que veremos estas cintas después de lo esperado.

Eso sin contar que los estrenos programados para el siguiente año podrían correr el mismo riesgo pues el calendario tendría que ajustarse. Aunque algunas se encuentran en post producción, varias tuvieron que suspender la producción, un caso reciente es la serie The Falcon and the Winter Soldier, ahora no sabemos si se estrenará en la fecha que tiene asignada. Los grandes estudios como Disney, Sony, Paramount, tendrán perdidas millonarias que sin embargo en el futuro puede que logren recuperar.

Las productoras más pequeñas no se pueden dar el lujo de reagendar sus películas con la esperanza de que recuperen más dinero, es de esperarse que estos estrenos no se muevan. Y aunque no se aplacen los estrenos ¿Qué nos asegura que los cines permanecerán abiertos?

Con la cancelación de varios festivales de cine independiente, muchas películas no fueron presentadas, no consiguieron distribuidora y no llegarán al público en mucho tiempo. Este problema se podría agravar si se llega a cancelar el Festival de Cannes, el más importante del año y en el que se exhibe lo que será lo más relevante del resto del año e inicios del siguiente. Al día de hoy se siguen estrenando películas que primero vieron la luz en la edición del 2019, si la del 2020 no sucede muchos cineastas perderán la oportunidad de mostrar su trabajo.

Las plataformas como Netflix están en sus mejores momentos, sin embargo incluso ellos han tenido que detener sus producciones originales, por lo que seguramente también tendrán nuevas fechas de estreno. Por lo mientras, el cátalogo de estas plataformas es inmenso y si la gente tiene que quedarse en casa, hay mucho que ver.

Este año será uno muy difícil para la industria en todas sus formas, pues el impacto de la crisis del coronavirus no es algo que se pueda predecir fácilmente, nadie puede decirnos que sucederá, por lo que solo queda cuidarnos para que la situación no sea aún más grave. El cine puede esperar por una solución, pero nuestra salud no.

wbahimm2oib6gjlnewf6d6lwjz92138630992.jpg

Últimas entradas de Luis Enrique Jiménez (ver todo)
Anuncios

Deja un comentario