adplus-dvertising
7 de diciembre de 2021

Cuenta la historia de los Madrigal, una familia extraordinaria que vive escondida en las montañas de Colombia, en una casa mágica, en un pueblo vibrante, en un lugar maravilloso conocido como un Encanto. La magia de este Encanto ha bendecido a todos los niños y niñas de la familia con un don único, desde súper fuerza hasta el poder de sanar. A todos, excepto a Mirabel. Pero cuando descubre que la magia que rodea al Encanto corre peligro, Mirabel decide que ella, la única Madrigal sin poderes mágicos, podría ser la última esperanza de su excepcional familia.

Cualquier persona mayor que haya visto los tráilers o siquiera haya leído la sinopsis de Encanto, tiene una idea de cual es el mensaje que la película quiere transmitir: Todos somos especiales a nuestra manera o algo así. Aunque tal prejuicio no es realmente incorrecto, no es lo único que Encanto nos tiene que ofrecer.

En un inicio Encanto utiliza mucho tiempo en recordarnos una y otra vez cuales son las habilidades especiales de la familia Madrigal y que Mirabel es la única que no tiene ningún poder. Esa insistencia parece repetitiva, sin embargo tiene una razón y es que debajo de toda la belleza visual y musical con la que se nos presenta a los Madrigal, se esconde su vulnerabilidad. 

ENCANTO

Las secuencias musicales son magníficas en todo sentido, la animación Walt Disney Animation Studios que ha mejorado considerablemente en los últimos años, llegando a un punto en el que los movimientos de estos personajes al bailar fluyen con naturalidad al ritmo de la música, que sin duda sin esta la película no tendría tanta vida. Hay algo en la música de Germaine Franco que se vuelve el núcleo de Encanto, une todos sus elementos y los llena de poder.

De nuevo, debajo de los escenarios coloridos y  la se esconde la verdadera naturaleza de la historia, la cual se hace presente en la letra de las canciones escritas por Lin-Manuel Miranda, que delatan las imperfecciones de la familia y como sufren al tener que esconderlas para cumplir con lo que se espera de ellos. Mientras más avanza la película, se deja de hacer énfasis en el ser ‘especial’ y se dirige más hacia la idea de tener que aceptar a las personas como son, con lo bueno y lo malo.

ENCANTO

Aunque este segundo acto nos ofrece un deleite audiovisual emocionante, el tercer acto deja con mucho que desear. Parece que con tal de mantener un ambiente familiar, como una película familiar debe de, Encanto se contiene de tocar a profundidad los aspectos más oscuros de su trama y personajes. Rodea estos temas con temor a ser demasiado seria, entonces el conflicto no es sólido, no hay suficientes obstáculos y no hay un antagonista como tal, por lo tanto la resolución termina siendo plana. En lo superficial funciona, tiene sentido, sin embargo los sentimientos simplemente no están al nivel de lo que la historia nos estaba prometiendo.

Las películas para niños claro que tienen que ser luminosas, pero si lo pensamos bien, aquellas que se vuelven más memorables, los clásicos, son las que se impulsan de las emociones más oscuras para darnos buenas lecciones y momentos de felicidad. Es más, el verdadero mensaje de la cinta bien podría pasar por desapercibido para muchos porque al final nunca se explora esta dualidad en algunos de los personajes.

Encanto podía haberse convertido en un clásico, sigue siendo muy buena, pero ese potencial ha sido desperdiciado.

ENCANTO

Dirección y guión: Byron Howard, Jared Bush y Charise Castro Smith
Elenco: Stephanie Beatriz, Diane Guerrero, Jessica Darrow, Carolina Gaitán, Mauro Catillo, Rhenzy Feliz, Ravi Cabot-Conyers, Adassa, Maluma, Angie Cepeda, Wilmer Valderrama y John Leguizamo

Deja un comentario