adplus-dvertising
24 de octubre de 2021

Hace ocho años se estrenó una pequeña gran película de terror llamada El Conjuro, otro gran éxito del director James Wan, quien regresaría a dirigir una secuela y a producir un sin fin de spin offs, en estos se resintió la ausencia de Wan detrás de la cámara. Se esforzaban mucho en seguir su estilo sin buenos resultados, pero al menos aún nos quedaba El Conjuro 3.

Hasta que se anunció que esta entrega ya no vendría de la mano de Wan, sino de Michael Chaves, director de La Maldición de la Llorona, para nada una buena referencia. Así que no tenía fe en esta película, tenía muchos prejuicios contra ella y ahora que la he visto ¿Se confirmaron? Sí y no.

En El Conjuro 3: El Diablo Me Obligó a Hacerlo, también se resiente la ausencia de Wan. En teoría la estructura es exactamente igual, en papel es lo mismo a las dos anteriores, sin embargo desde el inicio me quedó muy claro lo mucho que importa la ejecución. Cuando se trata de asustar al espectador, Wan siempre va por lo exagerado, estruendoso, lo absurdo, y lo hacia con tanta seguridad de que le saldría bien, que esto fue lo que le dio a sus entregas tanto estilo, atmósfera y terror.

conjuring3-warrens-woods-700x300

Al contrario, Chaves parece no estar tan seguro de que pueda exagerar los elementos de la película sin que se le salga de las manos, por lo que su ejecución, en especial de los jumpscares, es un tanto contenida y meticulosa hasta el punto de ser formulaica, cada uno es menos sorprendente que el anterior y su efecto se pierde rápidamente. Así se marca la diferencia entre hacer un jumpscare que es trabajado y merecido, como los de Wan, a uno que solo aparece por qué sí, como los de Chaves, pues claramente no es su fuerte, pero está tratando de mantener el estilo de la franquicia.  Esta es una forma muy larga de decir que El Conjuro 3 no tiene tantos sustos ni da miedo como las dos entregas pasadas.

Eso no significa que la película sea un desperdicio, para nada, Chaves se enfocó bastante más en la atmósfera y el suspenso, así que si bien no tenemos una película muy aterradora, si tenemos una muy tensa que en casi cada minuto. El tono se dirige más hacia el misterio, seguimos los pasos de los Warren para descubrir lo que está sucediendo y como detenerlo, esto nos mantiene interesados en una trama que es muy sencilla aunque no tenga mucho sentido, pero la sensación de peligro está presente y el riesgo se siente real, de alguna forma nos importa que le pase a estos personajes.

Creo que esto nos sucede principalmente por la presencia de Vera Farmiga y Patrick Wilson, quienes siguen siendo fantásticos en sus papeles como Lorraine y Ed Warren. Aunque han pasado años desde que los vimos, se siente como si estos personajes estuvieran vivos de una forma. Ellos cargan estas películas y con tal de verlos juntos en pantalla de nuevo, aceptaría ver otras diez entregas de El Conjuro. 

Al final El Conjuro 3: El Diablo me Obligó a Hacerlo termina por ser una película un tanto perturbadora, pero no aterradora. Si bien es una mejora drástica a comparación de los spin offs que conforman este universo, queda a deber como una entrega de la franquicia original.

conjuro3

Título original: The Conjuring: The Devil Made Me Do It
Dirección: Michael Chaves
Guión: David Leslie Johnson McGoldrick
Elenco: Vera Farmiga, Patrick Wilson, Ruairi O’Connor, Sarah Catherine Hook, Eugenie Bondurant y John Noble

 

Dónde ver El Conjuro 3: El Diablo me obligó a hacerlo:

Deja un comentario