fbpx

Un niño de nueve años se encamina hacia la adultez a través de un mundo que de repente se ha puesto de cabeza. Su comunidad estable y amorosa y todo lo que creía saber de la vida ha cambiado para siempre; pero la alegría, la risa, la música y la magia formativa de las películas que mira en el cine y la televisión, permanecen.

Lo primero que se dice de Belfast de Kenneth Branagh es que es su intento de replicar o hacer su propia versión de Roma de Alfonso Cuarón, lo cual significa que es una película semi autobiográfica de su infancia, que retrata el lugar en donde creció y además de todo está en blanco y negro.

Cuando se reduce ambas películas a tales características, pues sí, las similitudes son grandes, sin embargo al ver Belfast queda muy claro que está lejos de ser una copia. Sí está inspirada en el trabajo de Cuarón, pues Roma inició una tendencia de películas personales para sus cineastas y que Branagh la siguiera no tiene nada de malo. Sí se puede decir que esta es la Roma de Branagh y eso no demerita ni hace mejor a su obra.

BELFAST (2021)

Dejando atrás este tema, es palpable lo personal que es esta película para Branagh, cada escena y secuencia de Belfast está hecha a partir de memorias cálidas o bastante perturbadoras para un niño. Y al tratarse de meras memorias, hay un carácter caótico en la narrativa de la película que podría decirse es no convencional, sin embargo creo que el desorden se debe a que Branagh no tenía muy claro como iba a transmitir los mensajes e ideas que quería manteniendo la historia bajo la perspectiva de un niño.

Por eso, Belfast se desvía de una perspectiva infantil a una realista, menos ingenua, sin ningún sentido de dirección. Branagh quiere retratar las dificultades por las que pasó su familia y la tensión política y social que se desarrollaba en su entorno, quiere hacer tal denuncia y no encuentra como sin de vez en cuando traicionar el punto de vista de su personaje, que además está basado en él mismo.

Hay cosas muy interesantes en Belfast y hay muchas situaciones tiernas y alegres, sin embargo muy pocas veces encuentran conexión, quizá no lo hacen hasta que en su tercer acto se declara de forma explícita su mensaje.

Branagh ha puesto su corazón en Belfast y eso no se puede negar, pero por más personal que sea una cinta para su autor, no está libre de ser criticable. El desastre de su narrativa se levanta gracias a las actuaciones y la fotografía, lo cual podría ser suficiente para algunos para sentir lo que Branagh pretendía.

108_4184_D023_00261.jpg

Dirección y guión: Kenneth Branagh
Elenco: Caitríona Balfe, Jamie Dornan, Ciarán Hinds,  Jude Hill y Judi Dench

Deja un comentario