cats

Una fuente cercana a la producción describió trabajar en la cinta como esclavitud.

A finales del año pasado se estrenó el musical Cats, dirigida por Tom Hooper. Ya todos nos sabemos la historia, la gente enloqueció, la llamaron la peor película de la historia, una pesadilla. Estábamos listos para dejarla en el pasado, donde pertenece, sin embargo hace unas semanas apareció un rumor de que el estudio había contratado a una persona específicamente para remover los anos de los personajes, esto volvió a causar furor y la gente exigía que se liberara el ahora llamado Butthole Cut.

La veracidad de la existencia de este corte está en duda, sin embargo The Daily Beast consiguió platicar con un miembro del equipo de artistas de efectos visuales quién confirmó que alguna vez los personajes tuvieron orificios y aunque sea difícil de creer, eso no fue lo peor que platicó acerca de la producción de la cinta.

ENUYfdjX0AAun2K
Así es, esta es una imagen real de la película

Al parecer la película estaba a mediados de la post-producción cuando los anos aparecieron:

«Llamamos a nuestro supervisor y dijimos ¡hay anos ahí, hay anos!. No se destacaban, pero podías verlos y decir ¿Qué rayos es eso? Hay un ano ahí. No está en tu cara, pero si lo buscabas, podías verlo. Nadie dijo ‘Queremos anos’. Es una de esas cosas que suceden y se nos pasan por alto.»

Es un poco difícil de creer que esa parte del cuerpo simplemente apareció en los efectos visuales, por lo que la veracidad de esta declaración es cuestionable. Por otra parte, la misma fuente platicó sobre las condiciones deplorables en las que tuvieron que trabajar, esto concuerda con comentarios anteriormente hechos por otros miembros del equipo. Por ejemplo en la entrega de los Oscar, Rebel Wilson y James Corden hicieron un chiste en el que implicaban que la culpa de lo mala que es la película la tienen los artistas visuales. Esto obviamente no le cayó bien a ninguno de los involucrados.

El usuario de Twitter, Yves McCrae dijo:

«No he visto toda la entrega de los Oscar, pero me imagino que estos dos (Corden y Wilson) fueron muy amables y me agradecieron por trabajar 80 horas a la semana hasta que fui despedido y el estudio cerró ¿Verdad?»

 

En mi opinión, Wilson y Corden fueron lo peor de la película y no tenían derecho a menospreciar el trabajo de los artistas. Pero volviéndo al tema, McCrae y la fuente anónima no concuerdan en la existencia del Butthole Cut, en lo que sí concuerdan es en la cantidad de horas que tuvieron que trabajar para realizar los efectos de la cinta. El equipo tuvo que trabajar entre ochenta y noventa horas a la semana por meses; se quedaban hasta tres días en la oficina y dormían bajo sus escritorios. Y por si fuera poco, tenían que lidiar con la actitud de Tom Hooper, quien les enviaba correos en los que insultaba su trabajo. Varias veces se le describe como irrespetuoso, denigrante y condescendiente.

Al parecer Hooper no tenía ni la más mínima idea de cómo funciona el proceso de los efectos visuales, pues cuando trataban de mostrarle playbasts, vistas previas de los personajes sin color ni textura, Hooper decía: ‘¿Qué es esta basura? No entiendo ¿Dónde está el pelaje?».

Tal vez sea entendible que Hooper no entienda de ciertos aspectos técnicos, aunque eso no justifica su actitud, sin embargo lo verdaderamente preocupante es que la fuente dice que el director constantemente les pedía material de gatos haciendo movimientos como los de los personajes de la película, solamente había un pequeño problema con esto: los gatos no bailan. Recordemos que Hooper ganó el Oscar a Mejor Director compitiendo contra David Fincher, los hermanos Coen, Darren Aronofsky y David O’Russell.

download

El polémico primer trailer oficial de la película, el que inició con toda esta locura, le tomó seis meses a los artistas visuales para producir, después de eso, tenían apenas y cuatro meses para realizar toda la película.

«Fue esclavitud para nosotros, pusimos tanto trabajo en esto en poco tiempo y fue muy difícil.»

Esta es una realidad para todos los estudios de efectos especiales alrededor del mundo, ya que se les pone un plazo de tiempo muy corto para realizar su trabajo, el producto resulta de baja calidad a pesar del esfuerzo y al estrenarse las películas, la gente se queja de lo pobre que se ven los efectos. Muy pocos directores y estudios realmente respetan las necesidades de los artistas, la mayoría no, Tom Hooper pertenece a este grupo, no se molestó en aprender del proceso ni de la tecnología que iba a utilizar para su película y aún así no se le señala como el responsable de su fracaso, ya que si lo que cuenta esta fuente es verídico, no hay a nadie más que culpar que al director por no hacer bien su trabajo.

cats-feature-1

Sin embargo él no es el único, no es el primero y seguramente no será el último, así que la próxima vez que veas una película con grandes cantidades de CGI que te parezca muy falso o pobremente realizado, pregúntate en realidad quién fue el responsable.

Deja un comentario