Un viaje emocionante e impecable en cuestiones técnicas. 

La Primera Guerra Mundial está en un punto descarnado y los jóvenes soldados Blake (Dean-Charles Chapman) y Schofield (George MacKay) son enviados a entregar un mensaje para evitar un ataque que pondrá en riesgo a cientos de soldados, incluyendo el hermano de Blake. Ambos se embarcan en esta misión imposible y contrarreloj, arriesgando sus propias vidas en el trayecto.

Y sí, eso es lo que vemos en pantalla con la cinta dirigida por Sam Mendes, un viaje sin pausas que nos muestra los sinsabores de la guerra para aquellos que se encuentran viviéndola de primera mano. La historia está contada casi en su totalidad en tiempo real, concentrándose en mostrarnos la hazaña realizada por los dos personajes que la protagonizan. Quizás, ese sea su mayor desacierto, pues no hay demasiado desarrollo de estos soldados y es difícil empatizar con ellos. Pero eso no resta importancia en cada uno de los sucesos que vemos en pantalla, pues la dirección, las actuaciones, la música y la fotografía se conjugan para hacernos sentir todas las emociones posibles.

El empeño de Mendes en su dirección es loable, se nota en todo momento. Es innegable la coordinación y el gran desempeño que cada uno de los involucrados tuvo durante la producción de esta cinta, pues el hecho de rodarse de manera que parezca una sola toma habla de una gran dedicación. Aplauso aparte para el maestro Roger Deakins, pues su trabajo en la fotografía no está ahí para lucir sus capacidades ni las de nadie, está ahí para involucrarnos en la travesía y hacernos sentir partícipe de la misma.

La música de Thomas Newman es otro de los puntos fuertes de esta cinta, pues te mantiene con la tensión justa en momentos clave, mientras que en aquellos que deben ser un tanto más emotivos o relajados, permite respirar para cuando la siguiente explosión de adrenalina llegue.

La falta de diálogos o del crecimiento de los personajes es justificable por lo que la cinta pretende contar. Es una muestra muy real de lo que se vive en situaciones como esa, pero al final a pesar de acompañar a los soldados se queda una sensación de que algo no conectó del todo o no resultó tan impactante como debería.

Por eso, me atrevo decir que 1917 es una gran muestra de las capacidades técnicas de la producción, una cinta enormemente desarrollada pero que al no lograr una gran empatía con sus personajes, merma un poco sus elementos. Aún así, es un viaje que vale la pena vivir.

Título original: 1917
Dirección: Sam Mendes
Guion: Sam Mendes & Krysty Wilson-Cairns
Elenco: George MacKay, Dean-Charles Chapman, Mark Strong, Richard Madden, Benedict Cumberbatch, Colin Firth, Andrew Scott, Daniel Mays, Adrian Scarborough, Jamie Parker, Nabhaan Rizwan, Justin Edwards, Gerran Howell, Richard McCabe, Robert Maaser, John Hollingworth, Anson Boon, Jonny Lavelle, Michael Jibson, Chris Walley, Pip Carter, Paul Tinto, Andy Apollo, William Postlethwaite, Gabriel Akuwudike, Josef Davies, Spike Leighton, Adam Hugill, Benjamin Adams, Tommy French, Merlin Leonhardt, Jos Slovick, Jack Shalloo, Elliot Edusah, Jacob James Beswick, Daniel Attwell, Samson Cox-Vinell, Michael Rouse, Richard Dempsey, Phil Cheadle & Jonah Russell

Latest posts by Byron Angeles (see all)

Anuncios

Deja un comentario