fbpx
27 de septiembre de 2022

Jen es dama de honor en una boda, un evento estresante que se complica por asuntos de She-Hulk.

Sí, sí, sí, todos pensamos que este sí era el capítulo, que por fin íbamos  a ver de regreso a cierto personaje que desde el inicio se nos prometió que aparecería y que ya la semana pasada se hizo una referencia muy directa a este. Creímos que ya era hora y resulta que no, She-Hulk tenía otros planes y la verdad es que eso es lo mejor que pudo haber pasado, pues necesitábamos que nos recordaran de nuevo de quien es esta serie.

Lo genial del elemento meta de She-Hulk: Defensora de Héroes es que es totalmente consciente de este tipo de decisiones, y la misma Jen nos hace saber que en lugar de darnos lo que queremos, nos darán un episodio de relleno que se desarrolla durante una boda. En un principio eso es lo que parece, un simple episodio que no funciona para nada más que unas cuantas risas y un poco de acción, no avanza la trama, no hay desarrollo en los personajes.

SHE-HULK: ATTORNEY AT LAW

Pero luego llega la parte final y resulta que este sexto episodio si tiene algo que decirnos sobre Jen y su autoestima y como este cambia en los momentos cuando se transforma en She-Hulk. Ese son el tipo de cosas que hacen de She-Hulk: Defensora de Héroes tan especial, el trato empático que le dan a Jen Walters, en especial por parte de Tatiana Maslany. Además en las últimas escenas hay un pequeño adelanto de lo que veremos en la recta final de la serie a la que ya nos estamos acercando.

Así que ante todo, She-Hulk sigue siendo extremadamente divertida y un poco emocional ¿Qué importa si no hubo fan service? De eso no viven las series y si muchos fans extremistas se retuercen de dolor, pues que mejor. She-Hulk: Defensora de Héroes seguirá encantando a quienes disfrutan de su humor y sus personajes.

EBA1120_106_comp_v178.1091_C

Deja un comentario