adplus-dvertising
27 de octubre de 2021

Snake Eyes, un solitario tenaz es invitado a un antiguo clan japonés llamado Arashikage, después de haber salvado la vida de su heredero. El Arashikage le enseña a Snake Eyes el camino del guerrero ninja, mientras que también le dan algo que había estado buscando, un hogar. Pero cuando los secretos de su pasado son revelados, el honor y lealtad de Snake Eyes serán puestos a prueba, incluso si eso significa perder la confianza de los más cercanos a él.

La franquicia de cómics y línea de juguetes G.I. Joe se intentó llevar a la pantalla grande hace una década, con dos entregas muy poco exitosas en todo sentido. Durante mucho tiempo parecía que sería lo último de los Joe que veríamos en el cine, sin embargo Paramount decidió darle una nueva oportunidad y lo hace revelando los orígenes de uno de los personajes más enigmáticos de la historia: Snake Eyes.

¿Necesitábamos una historia de origen de Snake Eyes? Como alguien que no es realmente fan de G.I. Joe, no puedo decir si era necesario o no o si lo que son fans de verdad estaban interesados en esta idea. Lo que si puedo decir es que muchas historias de origen suelen fallar al no mostrar nada interesante en particular del personaje, me esperaba un poco de lo mismo y no fue así ya que en G.I. Joe: Snake Eyes me encontré con que el personaje que le da título a la película es en realidad un tanto complejo, con motivaciones y objetivos claros. Tal vez mucho de su encanto viene de la actuación de Henry Golding, quien le da humanidad a Snake Eyes cuando el material no se la proporciona.

Lo mismo sucede con Tommy o Storm Shadow, interpretado por Andrew Koji quien le agrega capas fascinantes a su personaje incluso cuando no tiene mucho con que trabajar. La interacción entre estos dos hace que la película sea emocionalmente fuerte, aunque sea Koji el que se roba toda la atención, tanto que me atrevo a decir que esto funciona mejor como el origen de Storm Shadow que el de Snake Eyes.

snakeeyes1

En contra de las expectativas y aún con lo genérico de su trama, G.I. Joe: Snake Eyes es una película dramáticamente competente, más de lo que se espera de una película que parte de una franquicia y en especial si es de acción, sin embargo es en este aspecto donde nos queda a deber. Lo que más me emocionaba de esta película era la acción ya que según lo que mostraban los tráilers, prometía entrar al territorio del cine de artes marciales que ha tenido un repunte en los últimos años. Sin embargo salí muy decepcionado en este aspecto. Por lo que se alcanza a ver, se nota que por parte de los coordinadores de stunts hay un excelente trabajo, las coreografías de las peleas son muy buenas, los actores y los dobles conocen muy bien sus movimientos y los realizan con precisión.

El problema es que el resto de los elementos de la realización están en su contra, desde la fotografía con una cámara que se sacude constantemente para que los movimientos no se vean claros y sus encuadres que revelan sus trucos, hasta la edición, la cual creo que es su peor enemigo, ya que hay una grave preocupación por que las escenas acción sucedan lo más rápido posible, con cortes constantes que tampoco nos dejan observar lo que sucede. O aún peor, muchas veces estas escenas siguen una terrible fórmula que consiste en ver los primeros golpes de la pelea, corte a otra pelea, y cuando se regresa a la escena anterior, la acción está por o ya ha terminado. Así privan al público de ver secuencias de acción que tenían el potencial de ser memorables.

Claro que es bueno que una película de acción tenga una historia y personajes concretos, que sea intrigante y hasta emocionalmente impactante, pero no deja de ser una película de acción en la que lo que más queremos ver es eso, acción. G.I. Joe: Snake Eyes falló terriblemente en este aspecto y eso le podría costar el perder la oportunidad de revivir esta franquicia. Honestamente sería una lástima, pues creo que con futuras entregas habría oportunidad de mejorar.

snake eyes.jpg

Título Original: Snake Eyes: G.I. Joe Origins
Dirección: Robert Schwentke
Guión: Evan Spiliotopoulos, Joe Shrapnel, Anna Waterhouse
Elenco: Henry Golding, Samara Weaving, Úrsula Corberó, Andrew Koji, Haruka Abe, Iko Uwais y Tahehiro Hira

Deja un comentario