fbpx

Años después de sobrevivir como un sanguinario guerrero, el príncipe Amleth se dispone a cumplir su promesa de vengar el asesinato de su padre a manos de su tío Fjölnir y así salvar a su madre Gudrún y recuperar su reino.

Después de hacer dos películas de bajo presupuesto, La Bruja y El Faro, Universal le dio al director Robert Eggers la oportunidad de embarcarse en un proyecto de mayor magnitud, el cual resultó ser El Hombre del Norte, una épica de vikingos inspirada en la leyenda escandinava de Amleth que se distancia de otras cintas basadas en la misma época, pues tiene el sello personal de este cineasta.

Desde los primeros minutos se percibe la gran diferencia en la escala de los proyectos de Eggers, mientras que sus películas anteriores se desarrollaban en locaciones limitadas, El Hombre del Norte rápidamente nos lleva a diferentes escenarios y paisajes donde se desarrollan brutales batallas.

THE NORTHMAN

Pero no hay que dejarse llevar por esa impresión, por más que parezca que El Hombre del Norte se dejará llevar por sus elementos más convencionales pertenecientes al cine de acción, Eggers no tiene interés en que ese sea el centro de atención de su cinta. La visión de Eggers se fija en mostrarnos el conflicto interno de Amleth, que es lo que impulsa a que sucedan estas secuencias de violencia explícita.

La necedad de Eggers de ser lo más históricamente preciso en su representación de los vikingos contrasta contrasta gravemente con su común uso de fuerzas místicas, pero en el caso de La Bruja y El Faro, estás eran malignas, incontrolables e inescapables. En El Hombre del Norte es al contrario, mucha de su belleza se encuentra justamente en el aspecto mágico y el horror está en las acciones de los hombres, las batallas, la esclavitud, la venganza.

El destino de Amleth no está fijado, las premoniciones que escucha son puras opciones y él debe elegir lo que cree que es mejor para sí mismo, cumplir su juramento o encontrar algo más por qué vivir. Por eso mientras más avanza la historia, más nos llegamos a cuestionar que tanto queremos que Amleth logre su cometido y si lo hace ¿es algo bueno o malo? Eggers nos invita a reflexionar sobre el concepto de la venganza, pero las conclusiones dependerán de cada persona.

THE NORTHMAN

Con El Hombre del Norte, Eggers se enfrentó al reto más grande de su carrera hasta ahora, sin embargo lo supera con la confianza que demuestra en cada plano. Además tuvo el apoyo de colaboradores constantes como el fotógrafo Jaris Blaschke que también tuvo que adaptarse de filmar en espacios cerrados a impresionantes paisajes y el escritor Sjón para desarrollar un guión que pudiera balancear los elementos históricos y míticos.

El cineasta también se reúne con Anya Taylor-Joy, quien entrega una enigmática actuación que además es una continuación espiritual de su personaje en La Bruja. Del resto del elenco, como Nicole Kidman, Claes Bang, Willem Dafoe, Ethan Hawke, Björk y más, aunque sus papeles lleguen a ser un tanto cortos, siempre saca lo mejor de ellos. Y por supuesto hay que mencionar a Alexander Skarsgård, pues su compromiso con el personaje es notable al transformarse en una bestia y a la vez mantener el lado sensible de Amleth.

¿Podrá Eggers volver a hacer una película del tamaño de El Hombre del Norte? Tal vez desde un sentido financiero nadie le vuelva a dar el chance, pero en cuanto a sus habilidades como cineasta, estas solo se han refinado y podría ir por más. Ante todas las dificultades que enfrentó y la adaptación que tuvo que hacer a su estilo, su visión sobre esta historia permaneció intacta.

THE NORTHMAN

Título original: The Northman
Dirección: Robert Eggers
Guión: Sjón y Robert Eggers
Elenco: Alexander Skarsgård, Anya Taylor-Joy, Claes Bang, Nicole Kidman, Gustav Lindh, Eldar Skar, Ethan Hawke, Willem Dafoe y Björk

Deja un comentario