El elenco sostiene la historia actualizada y anticuada a la vez.

En Nueva York, 1968, siete amigos se reúnen para una fiesta de cumpleaños, sin embargo, los rencores entre ellos, un invitado inesperado y un juego arriesgado los llevará a revelar sus verdaderas caras.

Basada tanto en la película de 1970, como en la obra original de Broadway de 1968 y su más reciente versión del 2018, de la que toma prestado todo el elenco. Los Chicos de la Banda es protagonizada por Jim Parsons, Zachary Quinto, Matt Bomer, Andrew Rannells, Robin de Jesus, Michael Benjamin Washington, Tuc Watkins, Charlie Carver y Brian Hutchison repiten sus papeles de la obra, todos estos actores son abiertamente homosexuales, cosa que suena simple, sin embargo es de suma importancia, esta es solo una de varias cosas que la película hace para ser correcta sobre su representación de la comunidad homosexual, pues lo más importante para este proyecto es respetar la relevancia cultural que la obra ha tenido sobre esta a lo largo de los años. Si lo logra o no estará totalmente a decisión del público perteneciente a ese grupo.

theboystheband2

La naturaleza teatral de la historia es explotada en la película, sin embargo tiene éxito y fracasa al mismo tiempo al hacer esta traducción de un medio a otro. El éxito se encuentra en las actuaciones, como mención antes, el elenco viene de haber actuado en la obra, conocen el material, se siente como si de verdad conocieran profundamente a sus propios personajes y a los de sus compañeros, esto resulta en una dinámica energética y realista. En una cinta con nueve personajes es muy difícil balancear la relevancia de todos ellos, sin embargo por la manera en que está estructurada, a cada uno se le permite tener un momento de enfoque individual al que logran exprimir el suficiente impacto emocional. Las interpretaciones que resaltan son las de Zachary Quinto y Jim Parsons, por su lado, Quinto entra un poco tarde a escena, pero entra con un aire de superioridad y fuerza que rápidamente opaca al resto de sus amigos, su presencia es  imponente, Parsons por su parte tiene el rol más tridimensional y el que carga con mayor peso emocional, basta con decir que te llevará a quererlo, odiarlo, incluso sentir lástima por él, el rango de sentimientos que transmite puede dejarte boquiabierto.

Las fallas de la película se deben a que el director Joe Mantello sabe muy bien que los actores son lo más importante, la estructura del guión se basa en los diálogos, lo cual no está mal, sin embargo el director falla al tener que mantener el aspecto visual tan interesante como el auditivo. Ni los planos, ni el bloqueo de los personajes, ni la edición, ni nada nos indican de manera visual lo que está sucediendo en pantalla, más allá de las expresiones de los personajes. Simplemente verla no es tan fascinante como escucharla, a pesar de que la fotografía es excelente y que la escenografía y los vestuarios están hechos con gran detalle, sin embargo no aportan sustancia a la historia. Esto puede llevar a que muchos espectadores sientan que la trama no avanza o que lo hace muy lento, causando que se pierda la atención muy pronto.

Los Chicos en la Banda es una película cuya ideología a veces se siente muy actual y a veces muy anticuada, esto no es un error, pues juega a su favor al reflejar lo mucho y lo poco que hemos avanzado en temas de diversidad sexual. Cabe resaltar que uno siempre puede estar en desacuerdo sobre las ideas de la comunidad LGBT que se presentan. También es una historia que explora las consecuencias del odio a uno mismo, un tema con el que cualquier ser humano puede relacionarse, sin importar su orientación. Si no fuera por sus deficiencias, su impacto sería muchísimo mayor, aunque así como es, para algunos bastará para conectarse profundamente.

boysintheband

Dirección: Joe Mantello

Guión: Mart Crowley

Elenco: Jim Parsons, Zachary Quinto, Matt Bomer, Andrew Rannells, Robin de Jesus, Michael Benjamin Washington, Tuc Watkins, Charlie Carver y Brian Hutchison.

Deja un comentario