fbpx
1 de diciembre de 2022

Un giro fresco y cómico de la clásica historia de amor de Shakespeare Romeo y Julieta, contada desde la perspectiva de Rosalina, la prima de Julieta, que también resulta ser el reciente interés amoroso de Romeo. Con el corazón roto cuando Romeo conoce a Julieta y va tras ella, Rosalina trama frustrar el famoso romance y recuperar a su chico.

Todas las historias se han contado miles de veces, ya no se puede hacer nada original y todo son adaptaciones. Cuando se trata de William Shakespeare, a Hollywood le encanta usar la misma obra una y otra vez, Romeo y Julieta. ¿Que más queda que decir de esta clásica historia de amor? Pues nunca digas nada.

ROSALINE

¿Qué tal si se pudiera contar la misma historia desde una nueva perspectiva? Una que nunca antes se había tomado en cuenta en miles de adaptaciones. Eso es Rosaline, una nueva versión de Romeo y Julieta que está contada desde el punto de vista de la personaje que le da nombre a la película. ¿Quién es esta tal Rosaline? La mismísima ex pareja de Romeo a la que apenas y se le dedican un par de menciones en la obra de Shakespeare.

Contar esta clásica tragedia desde la perspectiva de un personaje intrascendente le permite a la directora Karen Maine observar los hechos desde sus alrededores y ver sus causas y consecuencias sin los límites de la visión de sus protagonistas originales. Aunque tampoco se limita a seguir fielmente la trama de Romeo y Julieta, de hecho lo más inteligente que hace es que re-contextualiza algunos eventos, es como si lo que se contara en Rosaline fuera de alguna formal la historia real, mientras que la obra de Shakespeare es la ficción que trascendió en el tiempo. 

ROSALINE_R1_STILL_02_20220708.2577_R2.jpg

Sin embargo, aún con todas las ventajas que ofrece la nueva perspectiva de esta historia, Rosaline no puede evitar caer en cliches comunes de la comedia romántica y aunque estos en general son bien manejados y la película funciona, es inevitable notar que había oportunidad de ser un poco más creativos con la propuesta. De nuevo, Rosaline funciona muy bien tal y como es, pero un poco más de osadía a la hora de adaptar el material y construir una narrativa diferente le habría caído muy bien.

Aún con sus tropiezos en la narrativa, Rosaline tiene muchos otros elementos con que entretener a la audiencia, como un buen humor que señala constantemente lo absurdo de Romeo y Julieta, además de que tiene un romance que es al menos un poco más realista. Sobre todo tiene a Kaitlyn Dever como su mordaz protagonista, su actuación es sumamente expresiva y llena de personalidad, su carisma hace que nos encariñemos rápidamente de Rosaline y queramos seguirla en sus aventuras. Aunque tiene la facilidad de tener química con todo el elenco, es con Isabela Merced con quien tiene sus mejores escenas.

Así que Rosaline se vuelve un buen ejemplo de que no importa que cuentes, sino como, la originalidad o frescura es alcanzable y siempre es agradable aún cuando no se aprovecha al máximo.

ROSALINE

Dirección: Karen Maine
Guión: Scott Neudstadter y Michael H. Weber
Elenco: Kaitlyn Dever, Isabela Merced, Sean Teale, Kyle Allen, Minnie Driver, Spencer Stevenson, Nico Hariga, Alistair Toovey, Bradley Whitford

 

Deja un comentario