fbpx
2 de octubre de 2022

Con cuatro capítulos de Hawkeye, me queda claro que lo que siempre ha hecho fuerte al UCM son sus personajes, sus emociones, sus transformaciones, su vulnerabilidad, sin embargo en las películas aún con más de dos horas de duración parece que no hay el suficiente tiempo para tener más escenas en las que se nos muestre su humanidad. Esto se debe a que en el cine el espectáculo es la prioridad de Marvel.

Es ahí donde las nuevas series están triunfando, con su larga duración hay suficiente espacio para tener excelentes secuencias de acción, pero también momentos para desarrollar a sus personajes. Algunas lo han hecho mejor que otras, aunque en mi opinión Hawkeye ha sido la más consistente al respecto y quizá se deba a que no hay tanto interés por seguir una trama segura.

DAT1480_104_comp_v004.1125_C-1201x503-a951bdc.jpg

Hawkeye es más que nada ver a Kate Bishop (Hailee Steinfeld) seguir a su ídolo, como todos lo haríamos si tuviéramos la oportunidad, solo para darse cuenta de que Clint Barton (Jeremy Renner) no es una persona ideal para tener como modelo a seguir. La idea de que nuestros héroes y heroínas no son perfectos ya se ha tratado anteriormente en el UCM, sin embargo en Hawkeye se está haciendo de una forma en la que la discusión incluya a los fans.

La serie tiene muy buenas intenciones, pero ya conocemos al UCM por desechar todas sus ideas al final para que la acción sea lo mejor. Ahora que solo quedan dos episodios, esperemos que el clímax de Hawkeye no sea así.

DPX1760_104_comp_v002.1051-1202x503-a951bdc.jpg

Deja un comentario