adplus-dvertising
1 de diciembre de 2021

Eloise, una estudiante de moda que misteriosamente puede entrar en la década de 1960 se encuentra con Sandie, una deslumbrante aspirante a cantante. Pero el glamur no es lo que parece y los sueños del pasado comienzan a quebrarse y a fragmentarse en algo mucho más oscuro.

Edgar Wright es un cineasta con películas muy muy divertidas, desde la Trilogía Cornetto hasta Baby Driver, sin embargo ninguna de ellas tiene un discurso o un mensaje. ¿Estilo sobre sustancia? Sí, pero no tiene nada malo porque así es el cine de Wright, puro entretenimiento hecho con grandes habilidades y pasión que puedes sentir en cada escena.

Pero no conforme con esto, Wright se dispone a probar algo nuevo, no solo con un cambio de género hacia el terror después de trabajar principalmente en comedias de acción, sino que también se atreve a hacer una película que tiene algo que decir. Esa película es El Misterio de Soho, la cual después de un largo retraso por fin ha llegado a las salas de cine y las expectativas son altas.

LNIS_FP_005_R2.jpg

En un inicio, El Misterio de Soho es como cualquier otra película de Edgar Wright, montajes finos que siguen el ritmo de la música, la fotografía es de una magnitud impresionante, en especial los planos que se apoyan en el uso de los espejos pues en estos es notable la precisión que el director pone en cada encuadre. Sin embargo mientras avanza y los elementos de fantasía crecen, el tono se vuelve mucho más oscuro y las implicaciones sobrenaturales de la historia están lejos de ser la parte más terrorífica.

Es alrededor de la segunda mitad donde Wright revela sus intenciones con esta cinta, explotar al máximo la estética de los años sesenta y a la vez exponer su lado más oscuro, aquel del que no se habla mucho. Para hacer esta subversión a la nostalgia, Wright junto a Krysty Wilson-Cairns se enfocan en el trato que recibían las mujeres en la época, aquellas que querían cumplir sus sueños y terminaban atrapadas 

Gracias a las grandes actuaciones de Thomasin McKenzie y Anya Taylor-Joy se refuerza el impacto de esta historia de empatía entre mujeres que trasciende los límites del tiempo y espacio. Un concepto fascinante que lamentablemente pierde fuerza mientras se acerca al clímax, el cual es sumamente predecible y durante unos cuantos minutos te hace cuestionar el mensaje de la cinta. Sigue siendo muy entretenida y visualmente bella, pero el concepto daba para una ejecución más creativa en la resolución.

Incluso con esta caída en su conclusión, El Misterio de Soho sigue siendo un excelente trabajo por parte de Wright y posiblemente será el inicio de una nueva dirección en la filmografía de este cineasta.

LAST NIGHT IN SOHO

Título: Last Night in Soho
Dirección: Edgar Wright
Guión: Krysty Wilson-Cairns & Edgar Wright
Elenco: Thomasin McKenzie, Anya Taylor-Joy, Matt Smith, Diana Rigg, Michael Ajao, Synnove Karlsen y Terrence Stamp

Deja un comentario