adplus-dvertising
24 de octubre de 2021

Desde su infancia, Estella ha tenido solo un sueño, ser una diseñadora de modas, talento con el que ha nacido. Luego de la súbita muerte de su madre, Estella viven en las calles junto a sus amigos Horace y Jasper, donde trabajan como ladrones. Años después, Estella tiene la oportunidad de despegar su carrera trabajando para la Baronesa von Hellman, la diseñadora más exitosa de Inglaterra, quien cree que tiene el talento necesario para estar en su compañía. Sin embargo, Estella pronto se da cuenta de que la Baronesa podría ser culpable de sus desgracias, llevándola a despertar a su verdadero ser, Cruella, para explotar su talento a todo su potencial y derribar a la Baronesa.

Hay don tendencias del cine que colindan en Cruella, uno son las reinvenciones en live action de los clásicos animado de Disney y la reivindicación de villanos contando sus orígenes (esto también sucedió en Maléfica sin embargo esa es una precursora) y debo decir que no soy fan de ninguna de las dos. He evitado a toda costa los live-action de Disney y de los que he visto, solo uno me ha gustado. De las películas de ‘villanos’ disfruto varias, pero nunca resultan ser villanos de verdad, sino anti héroes.

Así que obviamente tenía reservas sobre Cruella, pero es que los vistazos que teníamos de la película, Emma Stone y los vestuarios, me atraían tanto que no podía hacer más que verla, aunque preparado para ver algo más de lo mismo.

jenny-beavan-es-la-disenadora-del-vestuario-de-cruella-disney.jpg

Me alegra poder decir que Cruella de Craig Gillespie supera las convenciones de las tendencias a las que pertenece. Para ser un producto de Disney es todo menos seguro, quizá este sea su producto más arriesgado en años, pues en lugar de entregarnos a una Cruella De Vil víctima de la sociedad (guiño), nos presenta a una personaje que no busca tu lástima ni empatía, es más, no le importa lo que se piense de ella. ¿Es raro ver a Cruella De Vil como una personaje humanizada? Quizá, sin embargo creo que Gillespie no ponen ningún juicio moral sobre ella y no trata de convencernos de que esta encarnación es ‘heroína’ o ‘villana’, solo es quien es y eso es suficiente. Si te gusta, bien, si no, es tu problema.

Lo que más me gustó del tratamiento de Cruella es que si bien no resulta ser la más mala malísima, tampoco tiene virtudes heroicas. Sus objetivos y propósitos son egoístas, durante toda la película no busca el bienestar de nadie más que de ella misma, no necesito que un personaje tenga la historia más trágica del mundo para que me importe, prefiero un personaje que presente sus razones para hacer lo que hace con honestidad, que funcionan solo para si mismo. Así es Cruella, para ella tiene sentido, para nosotros no necesariamente, sin embargo, es creíble.

Esta es su película y se respira su personalidad en todo aspecto de ella, empezando por los espectaculares vestidos que porta, un excelente trabajo de Jenny Beavan de trasladar la personalidad de Cruella a su ropa. El maquillaje, la fotografía, en el diseño de producción, la música, todo tiene la esencia de Cruella y se transforma junto a ella. En todo aspecto técnico se nota un gran esfuerzo en hacer que la esencia de Cruella esté presente en todo segundo. 

Claro que esta Cruella no sería tan extrañamente encantadora si Emma Stone no estuviera interpretándola. Uno de sus mayores aciertos es que no trata de emular el trabajo de Glenn Close y aunque interpretan al mismo personaje, Stone hace que esta Cruella, con todo su carisma y extravagancia, sea un trabajo propio. Ya sabía que Emma Stone puede hacer cualquier cosa y aún así logró sorprenderme con esta actuación. 

cruella

Emma Thompson también hace un excelente trabajo como la Baronesa, mismo caso que Stone, ya sabemos que puede hacer todo, en especial con una carrera tan larga, y aún así sigue sorprendiendo. Del resto del elenco, Joel Fry y Paul Walter Hauser también hacen muy buenos trabajos, en especial por su química con Stone.

Cruella tiene algunos problemas por supuesto, para empezar, algunos efectos especiales son terribles y muy distractores. Algo más grave, no tiene por qué durar más de dos horas, ni siquiera dos horas. Esto da paso a un guión que quiere abarcar muchos eventos, pero debe minimizar algunos para darle espacio a otros sin buscar como sintetizarlos y que tengan la misma relevancia. También muchas situaciones no tienen mucho sentido, pero lo dejaré pasar por el tono caricaturezco de la cinta.

El soundtrack está lleno de canciones de la época, sin embargo se abusa de su uso y se vuelven un tanto molestas, escenas en las que bien quedaban las canciones pierden poder por no estar aisladas, además de que le quita lugar al score original que suena bastante bien cuando está presente. 

Cruella es sin lugar a dudas lo mejor que ha salido entre las películas de live-action de Disney, por fin se nos entrega algo más que un mero espectáculo, este es el retrato de una mujer desquiciada que te invita a seguirla si estás dispuesto a soportar el viaje.

cruella1

Título Original: Cruella
Dirección: Craig Gillespie
Guión: Dana Fox & Tony McNamara 
Elenco: Emma Stone, Emma Thompson, Joel Fry, Paul Walter Hauser, John McCrea, Emily Beecham, Kirby Howell Baptiste, Kavyan Novak y Mark Strong

 

Deja un comentario