fbpx

Johnny  y su joven sobrino forjan una relación frágil pero transformadora cuando se ven obligados a estar juntos de manera imprevista en esta historia delicada y conmovedora del guionista y director Mike Mills sobre las relaciones entre los adultos y los niños, el pasado y el futuro.

Imaginarse como será el futuro es una de las preguntas más importantes que siempre han perseguido a los humanos, una preocupación que quizá no se podía ver materializada hasta que el cine lo permitió. Fue así que en películas como Metropolis, ya se veía una idea de lo que sería la vida cotidiana del humano cientos de años después.

Justo este clásico de Fritz Lang, que está por cumplir 95 años, es el que parece tener mayor influencia en las imágenes que presenta Mike Mills en los primeros segundos de C’mon C’mon: Siempre Adelante. Vistazos a las principales ciudades de los Estados Unidos que con su blanco y negro y geométrica perspectiva nos afirman que ese futuro que Lang imaginaba de enormes rascacielos ya es nuestro presente.

MM_00476_BW

¿Entonces como será nuestro futuro? Es pregunta sería mejor repuesta por las generaciones más jóvenes, después de todo son ellos quienes lo vivirán. Tantas ideas y preguntas que Mills compacta en la relación entre un hombre y un niño, Johnny y su sobrino Jesse, y su recorrido a través de estos espacios tan ruidosos en un sentido visual y auditivo.

Con la dinámica dispareja entre ambos personajes, Mills nos quiere demostrar como no es suficiente escuchar a los niños, es necesario entenderlos a profundidad para realmente conocer lo que sienten y lo que piensan. Tal vez solo así podríamos encaminarnos a crear un mundo mejor, puede que sea una propuesta ingenua, pero es esa misma incredulidad la que le permite a los niños ser más sabios que los mayores.

C’mon C’mon podrá presentar una experiencia muy particular superficialmente, pero en su interior explora pesares que cualquier persona en cualquier lugar puede sufrir. Y si eso suena a que es una película muy pesada, realmente no lo es, pues Mills sabe mantener su tono dentro de lo cálido y agradable, además de que tiene a Joaquin Phoenix y Woody Norman para mantener presente la ternura. C’mon C’mon: Siempre Adelante es de esas películas que le gustarán a la gran mayoría y lo tiene muy bien merecido.

CMCM_Still5_R.jpg

Título original: C’mon C’mon
Guión y Dirección: Mike Mills
Elenco: Joaquin Phoenix, Gabby Hoffman, Woody Norman, Molly Webster y Scoot McNairy

Deja un comentario