fbpx

El día de ayer, durante el Super Bowl, Cadillac lanzó un comercial protagonizado por Timothée Chalamet como nada más y menos que el hijo de Edward Scissorhands, Edgar, junto a Winona Ryder como su madre. El comercial captó tanto la atención del público que se olvidaron que se trata de un anuncio de un nuevo auto eléctrico, y se enfocaron únicamente en esta secuela espiritual de la película de Tim Burton.

Hasta el mismo Burton se olvido del propósito publicitario y le dio el permiso a los productores de hacer el comercial. En una entrevista para Los Angeles Times, dio su opinión al respecto del uso del personaje:

«Es raro cuando un trabajo del que estás orgulloso, continua viviendo y evolucionando con los tiempos, incluso después de 30 años. Estoy feliz de ver a Edgar lidiando con el nuevo mundo, espero que los fans y quienes conozcan a Edward Scissorhands por primera vez, lo disfruten.»

Si Burton dice que está bien, es porque está bien. Chalamet por su parte aseguró que es fan del cineasta y elogió a Winona Ryder por su trabajo como actriz y su lugar como icono en la cultura americana. Ryder no se quedó atrás y en entrevista para Variety, le devolvió los halagos al joven actor, hablando de lo surreal que fue verlo en el papel por primera vez:

«Estaba asombrada por su trabajo y el de todas las personas que armaron al personaje. Es un chico muy guapo, muy talentoso, único y amable. Realmente la persona perfecta para encarnar al personaje.»

Si aún no has visto a Timothée Chalamet tratando de llevar una vida normal usando manos de tijeras, entonces aquí puedes ver el comercial de Cadillac:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: