Una divertida, aunque predecible, apuesta en la animación.

Lance Sterling (Will Smith) es el mejor espía del mundo, aunque sus métodos no son los mejores para lograr sus misiones. Walter Beckett (Tom Holland) es un joven inventor de la agencia de espías que busca crear artefactos que no usen la violencia contra los enemigos, cosa que a Lance no le parece útil; pero luego de que es acusado injustamente por un crimen, deberá unir fuerzas con Walter para encontrar el disfraz perfecto y así demostrar su inocencia. Lo que desconoce es que ese disfraz, consiste en convertirlo en paloma.

La más reciente cinta de Blue Sky Studios, 20th Century Fox y Disney llega llena de emoción alocada, humor absurdo y una historia sencilla. La dinámica principal se enfoca en la relación entre los personajes de Smith y Holland, buscando crear un entendimiento en las razones que cada uno tiene para hacer lo que hace. Ambos actores se sienten orgánicos y naturales en su interpretación, logrando una gran interacción que siente real, a pesar de ser una cinta animada.

El trabajo en la animación es bastante destacable, logrando entornos y texturas que lucen muy bien en todo momento. El diseño de los personajes también se nota haber sido trabajado alrededor de los actores que les prestan voz, por lo que están dotados de la personalidad de dichos artistas. Además, las secuencias de acción se encuentran muy bien construidas, destacando la secuencia de la persecución que incluso cuenta con un momento en slow motion que puede ayudar a apreciar muchos detalles de mejor forma.

La historia es el punto en donde la cinta encuentra su punto débil, pues carece de profundidad o exploración de mayores conflictos. Termina siendo predecible, pues desde la planteación del problema se puede deducir en dónde terminará todo. Pero esto no significa que sea aburrida, ya que logra entretener por el humor que maneja y los chistes que pueden ser entendibles en distintos niveles por niños y adultos. Es cuando menos se toma en serio que más risas logra sacar, llegando a momentos tan bizarros como divertidos.

Quizás desperdician un poco al villano principal de a trama que pudo haber demostrado ser una amenaza mayor, en lugar de enfocarse tanto en el conflicto de convertir en paloma a Lance, pues incluso llega un punto en que esto es solucionado antes del final de la cinta.

Es un buddy film en toda la extensión de la frase, pues el viaje nos lleva del punto en que su química es nula hasta el momento en que la amistad los lleva a dejar atrás las diferencias y convertirse en un gran equipo. Espías a escondidas es una buena opción si buscas divertirte y reírte sin mayores pretensiones, además de que puedes disfrutarla en familia si así lo buscas. Como punto extra, es probable que el encanto de las situaciones y los personajes logren concretar una secuela en un futuro cercano.

Título original: Spies in Disguise
Dirección: Troy Quane & Nick Bruno
Guion: Brad Copeland & Lloyd Taylor, con historia de Lucas Martell
Elenco: Will Smith, Tom Holland, Rashida Jones​, Karen Gillan​, DJ Khaled, Ben Mendelsohn & Masi Oka

Deja un comentario