El momento histórico no fue suficiente.

La noche del domingo, la Academia en un momento histórico, le entregó a Parasite cuatro premios incluyendo Mejor Director (Bong Joon-ho) y Mejor Película. Estos dos fueron la mayor sorpresa, ya que el público se había hecho a la idea de Sam Mendes y 1917 ganando sus respectivas categorías.

Sin embargo, estas sorpresas llegaron hasta el final de la noche y para ese momento, la mayoría de las estatuillas entregadas ya habían sido predecidas gracias a los numerosos premios que sirven como antesala al Oscar. Por lo tanto, parece ser que los televidentes perdieron interés.

Es el segundo año sin utilizar un anfitrión y después del alza de ratings en la entrega anterior, se esperaba mantener el mismo éxito, sin embargo, la transmisión de los premios Oscar también hizo historia al tocar fondo en ratings, con tan solo 23.6 millones de televidentes, 6 millones menos que el año pasado, 3 menos que el 2018. La década anterior inició con 41 millones de televidentes. Esta tendencia a la baja no es exclusiva del Oscar; los Golden Globes y los Grammy también sufrieron de bajas audiencias comparado con otros años. Aún así, los premios de la Academia alcanzaron números más altos y se mantienen como los más vistos de la temporada.

¿Qué significa esto para las siguientes entregas del Oscar? ¿Serán estos sus peores números en ratings o volverá a caer? Si no es el tener o no anfitrión; si tener sorpresas o hacer historia no es suficiente…

¿Qué necesita la Academia para volver a atraer la atención del público? Nos encantaría leer sus comentarios.

97vt4dtkc6g41

Deja un comentario