Nominada al Oscar a Mejor Película Extranjera y el Premio del Jurado en el pasado Festival de Cannes

Stephane es un policía de la provincia de Francia que se traslada a París y se une a la fuerza anti-crimen en el municipio de Montfermeil. En tan solo su primer día de trabajo se enfrentará a las condiciones deplorables en las que viven las minorías y a la brutalidad con la que sus compañeros supuestamente mantienen el orden.

El director Ladj Ly se inspiró en una experiencia real, en la que con un dron atestiguó un crimen de abuso de autoridad por parte de la policía, por lo que la película tiene un sentimiento muy personal, pues además se desarrolla en el lugar donde creció. Su intención es exponer la Francia que poco conocemos, la que no vemos en otras películas, la que los turistas no visitan; la región de París más peligrosa donde las minorías viven marginadas.

Sin embargo, Ly escoge narrar la historia a través del punto de vista de sus opresores, un equipo de tres policías cuyo trabajo consiste en acosar e intimidar a los habitantes de la ciudad, principalmente a los más jóvenes, lo que le permite ser un tanto imparcial en la ejecución de la película al no separarlos entre buenos y malos. El género se podría inclinar al realismo social más rígido, en cambio el director decide tomarse unas cuantas libertades creativas con el propósito de hacer las situaciones cada vez más complicadas y un tanto exageradas sin llegar a ser inverosímiles o a restarle importancia a su mensaje.

Desde el momento en que arranca la historia, apenas y nos da un momento para respirar, la tensión va creciendo con cada escena. Ly utiliza planos muy cercanos a sus personajes y su estilo de filmar es similar al documental, pues esas son las raíces del director. En todo momento sientes que estas apegado a los personajes, incluso le da al espectador su lugar como otro personaje. Llega un punto en el que crees que lo peor ha pasado hasta que comienza el explosivo tercer acto que cierra la película en una nota alta y deja el resto a la imaginación del público.

Quienes se llevan parte del crédito por lo efectivo del suspenso son los tres actores principales, Damien Bonnard y Djebril Zonga hacen un excelente trabajo, pero es Alexis Manenti quién resalta por ser una figura imponente ante el resto del cast. Los tres actores a pesar de las acciones de sus personajes, logran conectar a cierto nivel con el público gracias a su carisma, no son agradables, pero puede ser difícil odiarlos.

Los Miserables habla de temas que nos parecen modernos, sin embargo han estado presentes a lo largo de la historia, es por esto que su título no es una mera coincidencia, pues traslada ciertas ideas de la novela de Víctor Hugo y nos demuestra que aunque el contexto ha cambiado, los problemas siguen iguales. Este mensaje trasciende el tiempo y no es exclusivo de ese país, pues gente de todo el mundo se puede ver reflejada en esta historia.

pic_1565263086_ae45620e4600f3116517529c56e976fb

Título original: Les Misérables
Dirección: Ladj Ly
Guión: Ladj Ly, Alexis Minenti & Giordano Gederlini
Elenco: Damien Bonnard, Alexis Minenti, Djebril Zonga, Issa Perica, Almamy Kanouté, Al-Hassan Ly, Nizar Ben Fatma, Steve Tientcheu & Raymond Lopez