fbpx
27 de septiembre de 2022

A finales del 2020, llegó a Netflix Bridgerton, serie basada en las novelas de Julia Quinn que se volvió toda una sensación llegando al punto de convertirse en una de las series más vistas de la plataforma ¿Por qué? Pues era un romance de época anacrónico, tenía escándalos, vestuarios y escenarios extravagantes y mucho, mucho sexo. Simplemente era muy divertida y fácil de ver como escapismo.

Una segunda temporada era inminente y ahora que ha llegado a nuestras pantallas, se tiene que resolver las preguntas ¿Está al nivel? ¿Es mejor? Las respuestas podrían quedar a consideración de cada quien, la que nunca nos pasó por la mente fue ¿Qué tan diferente será?

Tan solo hace falta ver los primeros episodios de esta segunda entrega para darse cuenta de que algunos elementos que pensamos característicos de Bridgerton ya no están presentes. Es menos energética, es menos sexual, es menos ruidosa, sí, eso suena a que es menos divertida y en algún sentido es cierto, pero eso no significa que la segunda temporada de Bridgerton no tenga virtudes que la hacen una valiosa experiencia.

Bridgerton6

Entre las muchas razones por las que las películas de romance desaparecieron es porque se dejó de pensar en buenos romances, romances complicados por su contexto, por sus personajes, romances con conflictos de verdad que nos engancharan de principio a fin. Bridgerton se deshace de algunos de sus elementos para presentarnos una historia de amor mucho más madura que se merecía ser tratada justamente así, con madurez.

El romance entre Anthony Bridgerton y Kate Sharma no es nada fácil, está lleno de riesgos, desde lo externo por las necesidades que deben cubrir para la sociedad, hasta lo interno por sus personalidades autoritarias que chocan por rebeldía. Y mientras más avanza la trama, más y más lejana la posibilidad de que puedan estar juntos, sabemos que lo harán, pero lo que importa es como llegarán a ese punto. ¿Qué poder tiene un final feliz si nunca sentimos, aunque sea por un momento, temor de perderlo? Jonathan Bailey y Simone Ashley se llevan aplausos por presentar la tensión entre sus personajes con simples gestos y muy pocas palabras, se necesita de una buena química para hacer un gran romance, pero estos actores más que eso demuestran pasión.

Así que de nuevo, si es mejor o no que la temporada anterior es una cuestión personal, sin embargo no se puede negar que esta nueva visión hace de Bridgerton una serie más entrañable. Es más que obvio que tendremos una tercera temporada y la vara está muy alta, pero ahora sabemos que hay oportunidad de que nos vuelvan a sorprender.

Bridgerton1

Deja un comentario