La copia exacta del clásico animado llegó a las salas de cine para conquistar a nuevas generaciones, pero… ¿aporta algo nuevo?

La película animada original de El Rey León de Disney, se estrenó en 1994, logrando ganar dos premios Óscar por su banda sonora y mejor canción original y 3 Globos de Oro.

Si eres de esa generación, la historia ya te la sabes, pues además, es un guiño muy fuerte a la obra de Hamlet. Mufasa está a cargo de un gran reino al lado de Sarabi y ha llegado su primogénito, Simba, quién es el sucesor directo del trono. Sin embargo, como antagonista, está Scar, el hermano incómodo que siempre ha soñado con destronar a Mufasa, prometiendo tener un mejor reinado.

Y esta es prácticamente la historia en la cual se desarrolla el… live-action animado.

La animación está impresionante. Desde los primeros segundos puedes apreciar el excelente trabajo de Disney: cada textura, cada animal y claro, los leones, en particular Mufasa, se muestran imponentes y con un detalle que te dejará boquiabierto.

La música de Hans Zimmer está de regreso y la dirección está a cargo de Jon Favreau, a quien ya conocemos por Iron Man, El Libro de la Selva y muchas más.

La mítica voz de James Earl Jones está de regreso con Mufasa y además podemos disfrutar de las voces de Donald Glover como Simba, Beyoncé como Nala, Seth Rogen como Pumba, Billy Eichner como Timón, Chiwetel Ejiofor como Scar, Alfre Woodard como Sarabi, John Kani como Rafiki, John Oliver como Zazú, entre otros. Todos ejecutan su trabajo de manera óptima.

Y es que en esta entrega todo está perfectamente desarrollado como el clásico animado, el ritmo, la música, la narrativa completa es idéntica y creo que ahí radica precisamente su problema: es una réplica exacta, fría y sin corazón. Se siente como un producto para impresionar por los efectos visuales, pero para decepcionar por no proponer más allá o crear algunas secuencias más que sumaran a la gran narrativa que ya habíamos tenido con la primera.

Pareciera que el equipo creativo y guionista, no quisieron meterse en problemas y solo decidieron aplicar la fórmula ganadora que dio como resultado un excelente trabajo de animación CGI, pero que en realidad solo fue como si un videojuego de 8 bits se hubiera actualizado a la generación actual de consolas, está la receta clave, está todo ahí, pero no emociona de igual manera.

No hubo absolutamente nada que sorprendiera como la primera vez. Sí, tal vez aquí estamos hablando mucho del tema nostálgico y para las generaciones actuales, esta sea probablemente una película que se quede en sus memorias, como en su momento fue la primera entrega para los que crecimos con las locuras de Timón y Pumba, personajes que nuevamente, en esta entrega, se llevan las palmas por sus ocurrencias y aunque faltó el clásico baile del hula, hula, se sacaron del bolsillo una secuencia inesperada que logrará hacer reír a más de uno.

El villano es preciso y le temes. Lograron que Scar siguiera siendo odiado, pero volvemos a lo mismo, eso ya es algo que se había visto hace 25 años. Las hienas, que también eran elementos de gracia importantes, perdieron todo chiste y se quedaron como un elemento de acompañamiento más.

En conclusión, fuera de todas las palmas en el apartado visual, a esta película definitivamente le faltó la magia del maravilloso mundo de Disney.

Título original: The Lion King
Dirección: Jon Favreau
Guion: Jeff Nathanson
Elenco: Donald Glover, Seth Rogen, Chiwetel Ejiofor, Alfre Woodard, Billy Eichner, John Kani, John Oliver, Beyoncé & James Earl Jones.

 

 

 

Yandre Galindo

Un ser ambivertido al que le gusta coleccionar Pops, videojuegos y películas. Mi especialidad es preparar hot cakes y piñas coladas.
Anuncios

Deja un comentario