Di la palabra mágica.

Billy Batson (Asher Angel) es un joven de 14 años que se encuentra brincando de un hogar adoptivo a otro, pues no se resigna a dar por perdida a su madre. Luego de una última búsqueda frustrada, es recibido por Rosa (Marta Milans) y Víctor Vázquez (Cooper Andrews) y sus otros 5 hijos adoptivos: Freddy Freeman (Jack Dylan Grazer), Mary Bromfield (Grace Fulton), Eugene Choi (Ian Chen), Pedro Peña (Jovan Armand) y Darla Dudley (Faithe Herman). Aunque en realidad, él no siente que pertenezca a esta familia. Es así como después de un conflicto en la escuela al huir de los chicos que molestan a Freddy, Billy acaba en el metro cuando es transportado a otro lugar. Ahí es recibido por un antiguo mago, quien le dice que por su corazón puro ha sido elegido para recibir sus poderes y proteger al mundo de la amenaza de los 7 pecados capitales. Lo único que necesita hacer es decir su nombre: Shazam.

Decir que esta es la cinta mejor lograda por la dupla de DC y Warner Bros. Pictures no es exagerar. La cinta inicia con un prólogo muy bien desarrollado que nos introduce a la mitología de la cinta y nos presenta algunos de los personajes que volveremos a encontrarnos más adelante. Nos da la información suficiente para no sentirnos perdidos ni saturarnos con detalles. Esto habla muy bien del guion escrito por Henry Gayden, que logra un gran ritmo desde los primeros minutos de la cinta.

Asher hace una buena interpretación de Billy cuando no tiene los poderes consigo. Inicia como un chico rebelde, alejado de todos y que solo busca encontrar a su verdadera familia. Pero con las vivencias y la experiencia que le ofrece convertirse en héroe, el personaje evoluciona, aunque en realidad el joven actor no brilla cómo debería.

Quienes sí lo hacen son Levi como un joven atrapado en un cuerpo de adulto superpoderoso y Dylan Grazer como el joven Freddy entusiasta de los cómics, los superhéroes y con el deseo de ser tomado en cuenta. Levi se apodera de Billy en su versión heróica, entregando la energía correcta para que de verdad creamos que es un adolescente torpe e impulsivo en un cuerpo que no le corresponde y que necesita entender. El carisma natural del actor le da al héroe una autenticidad única que logra una conexión inmediata con el público, pero también nos hace cuestionarnos qué haríamos nosotros en su lugar. Es así como lo entendemos, apoyamos, reprobamos pero sobre todo, lo sentimos un personaje tridimensional.

Por su parte, Dylan Grazer complementa la energía de Levi, dándonos una química increíble entre ambos actores. La amistad incondicional que se muestra en pantalla no se pone en duda, logrando momentos únicos, tanto en la comedia como en otros un tanto más serios. El joven actor es capaz de matizar al personaje y que también empaticemos con él, en ocasiones incluso más que con el protagonista.

El encargado de darle problemas al héroe es Mark Strong como el Dr. Thaddeus Sivana, un hombre obsesionado con los poderes mágicos y un turbio pasado familiar. Esto hace que el villano tenga un trasfondo lo suficientemente creíble para comprender sus actos y el porqué desea los poderes de Shazam. Strong cumple con su rol de gran manera, pues este no teme en mostrarse totalmente malvado en algunas secuencias, además de que las escenas no necesitan ser totalmente explícitas para hacernos sentir la amenaza de Thaddeus.

Pero todo esto no es de forma gratuita, ya que se debe a la acertada dirección de David F. Sandberg, conocido por películas de terror como Cuando las luces se apagan y Annabelle: la creación. Como lo mencioné antes, al conocer a los personajes y el universo que quiere presentarnos, lo logra en cuestión minutos. Los temas que utiliza han sido poco explotados en el cine de superhéroes que nos bombardea actualmente. Tenemos al villano con motivaciones personales que no solo busca conquistar o destruir al mundo, y también a un héroe que antes de entender su responsabilidad, busca divertirse y logra lo que nunca hubiera podido hacer de no haberse encontrado con un mago en su camino porque al final de cuentas, no deja de ser un adolescente con ganas de ser feliz y comerse al mundo.

Todo se complementa con los demás huérfanos que cierran el círculo familiar. Lo mejor, es que todo en la cinta se siente honesto, natural y creíble. El humor atina en momentos justos, incluso algunos inesperados, sin llegar a que estos parezcan forzados. Hasta las referencias a otros personajes de DC y franquicias de Warner logran encontrar su lugar.

Al final, nos encontramos con una película de trama sencilla, pero no por ello insulsa o aburrida, una buena dosis de humor, protagonistas de gran carisma, un villano exacto, un elenco adorable y acción como buena cinta de superhéroes.

¡Shazam! es sin duda la cinta más redonda inspirada en personajes de DC, esto porque le permitieron al personaje la libertad de ser quién es, sin intentar que encajara con el tono oscuro que tienen las otras películas del malogrado universo al que pertenece. Deberían replantearse si sacrificarlo es la respuesta a sus errores o en realidad deberían dejar que cada personaje encuentre su lugar en él.

Por cierto, quédense en sus asientos luego del final de la cinta para ver una escena a mitad de los créditos que promete secuela. Si quieren un chiste/referencia más al universo DC, esperen entonces hasta que los créditos terminen.

Título original: Shazam!
Dirección: David F. Sandberg
Guion: Henry Gayden
Elenco: Asher Angel, Zachary Levi, Mark Strong, Jack Dylan Grazer, Adam Brody, Djimon Hounsou, Grace Fulton, Michelle Borth, Ian Chen, Ross Butler, Jovan Armand, D. J. Cotrona, Faithe Herman, Meagan Good, Cooper Andrews, Marta Milans, Andi Osho, John Glover, Natalia Safran & Lotta Losten.

Byron Angeles

Cinéfilo desde tiempos inmemoriales, que busca compartir su sentir y vivencias con las cintas,con aquellos interesados en conocerlos

Latest posts by Byron Angeles (see all)

Anuncios

Deja un comentario