fbpx
3 de diciembre de 2022

¿Cuál es el punto de Obi-Wan Kenobi? ¿A dónde va la historia? ¿A dónde se dirige el arco o arcos de los personajes? Esas y muchas más preguntas son las más básicas para impulsar una serie, pero estando ya en el cuarto episodio de Obi-Wan Kenobi, no parece que hay un rumbo claro. 

Por eso este cuarto episodio no fue nada más que un episodio de relleno, su propósito real fue, valga la redundancia, rellenar el espacio necesario para que la serie pudiera alargarse a seis episodios. Lo que avanzó de la trama se pudo haber realizado en un tercio de la duración del capítulo, el desarrollo de los personajes fue casi nulo, la acción fue deficiente en ejecución y hasta los efectos especiales lucían muy por debajo del estándar de los productos recientes de Star Wars. Incluso la interpretación de Ewan McGregor es insípida, pues el material ni siquiera le permite hacer algo con el personaje. Vivien Lyra Blair como Leia sigue robándose cada escena.

OBI-WAN KENOBI

Estos cuatro episodios han estado bajo la dirección de Deborah Chow, quien fuera de algunos buenos momentos emocionantes, no ha demostrado estar a la altura del reto. Sin embargo no todas la deficiencias de Obi-Wan Kenobi son necesariamente responsabilidad de la directora, pues si algo demostró este episodio es que sí, su existencia no es más que por satisfacer los deseos de los fans. 

Una serie de Obi-Wan merecía ser un evento épico, lamentablemente con tan solo dos episodios restantes no parece que va a alcanzar ese nivel. Puede que mejore para el final, aún así los errores ya cometidos no se olvidarán. 

JTF-FF-001428.jpg

 

 

Deja un comentario