fbpx
1 de diciembre de 2022

Una vez más fugitivo, Cassian debe dar su próximo paso antes de que sea demasiado tarde.

Penúltimo episodio de Andor, la serie que más nos ha sorprendido este año, y como bien decía la semana pasada, iba a ser muy difícil superar lo que se logró con el episodio anterior. Desde un inicio puedo decir que el onceavo episodio no fue mejor y aún así es excelente.

A lo largo de los episodios de Andor hemos experimentado mucha tensión y , pero nada nos había preparado para el nivel de tristeza que sufriríamos en esta entrega. Y es que la forma en que se tratan los puntos claves de este episodio son presentados de una forma en que, al igual que los personajes principales, seamos externos a ellos. Así el episodio comienza con una pérdida importante para Cassian y otros personajes, pero al igual que ellos, no estuvimos presentes en los hechos y el dolor recae en la impotencia de poder hacer algo al respecto. Aún más fuerte si se toma en cuenta de que son las consecuencias de sus propios actos.

ANDOR

Entre todas las subtramas que siguió este episodio, las más importantes fueron por supuesto la de Cassian y la de Mon Mothma, lo impresionante es que sus historias son contadas en muy pocas escenas y su fuerza recae totalmente en el trabajo de sus actores. Diego Luna y Genevieve O’Reilly no necesitan más que de unas cuantas palabras y de sus ojos para expresar lo que sufren sus personajes.

Ya solo queda un episodio y es admirable que Tony Gilroy en lugar de buscar dejarnos enganchados con lo que va a suceder en el final de temporada, busca más bien dejarnos con un pesar emocional. Poco importaría lo que suceda en el final si no viéramos a Cassian, a Bix, a Mon y al resto de los personajes en su punto más bajo, derrotados. Un episodio restante y no quedan dudas de que será un gran final.

ANDOR

Deja un comentario