fbpx
1 de diciembre de 2022

Se presenta una rara oportunidad y el momento de actuar para Cassian y sus aliados es ahora.

Con lo impresionante que fue el episodio anterior de Andor era difícil imaginarse que el siguiente tendría siquiera la oportunidad de superarlo. Vaya que eso fue subestimar el poder que tiene esta serie, pues el décimo episodio bien podría ser el mejor de todos hasta ahora y eso que la vara está muy alta.

A este punto ya estamos acostumbrados a que Andor funciona en bloques de episodios, por lo tanto era obvio que este décimo episodio sería el cierre del penúltimo bloque de esta temporada. La construcción de la tensión en los episodios anteriores nos dejaron colgando a la espera de un evento catártico y eso es justamente lo que nos ofrece este episodio, el escape que estábamos esperando, la liberación y el alivio de ver a Cassian y los personajes que le rodean fuera de peligro (al menos por ahora).

PGM-FF-005228.jpg

Sin embargo por más emocionante que suena, nada en Andor viene fácil y sin un amplio pensamiento detrás. Más allá de ver un escape de prisión, lo que vemos es un acto de rebelión puro que para llevarse a cabo hay que hacer algunos cuantos sacrificios. Y ese es justamente el tema de este episodio, ¿Qué tanto están dispuestos a dar Cassian, Mon y otros personajes por lo que quieren? ¿Qué sacrificarían?

Así como en otros episodios, vemos que dependiendo de la clase del personaje, los sacrificios son diferentes, pero igual de validos. Mientras que Cassian y Kino tienen que estar dispuestos a entregar su vida por el bien común, Mon solo pone en peligro el bienestar de su familia y otros como Luthen desde su lugar de poder abandonan sus privilegios. Aquí es donde reside el poder de este episodio, al ver a estos personajes enfrentarse a la duda de que tanto pueden dar por la rebelión, cual es su límite y si son capaces de quedarse atrás con tal de que el resto avance.

Lo que han hecho Toby Haynes como director y Beau Willimon y Tony Gilroy como escritores en este bloque de episodios es de lo mejor que hemos visto de Star Wars en toda su historia y también de lo mejor en televisión en este momento. Cabe mencionar que Andy Serkis entrega una de las actuaciones más conmovedoras de esta serie y que Stellan Skarsgard sigue teniendo la interpretación más fuerte de la serie. No hay nada en este episodio que no sea extraordinario y ahora sí, la vara para los episodios finales está demasiado alta, pero no hay que dudar que será un cierre grandioso.

ANDOR

 

Deja un comentario