Una conmovedora e irreverente historia sobre la guerra, la familia, el amor y la amistad.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Jojo Betzler (Roman Griffin Davis) es un niño alemán partidario de la ideología nazi, que tiene como mejor amigo a una bizarra versión de Adolf Hitler (Taika WaititI). En su incursión a un campamento de las Juventudes Hitlerianas, el mundo de Jojo dará un giro radical que le mostrará que todo es más que solo blanco y negro.

La simple premisa de la más reciente cinta dirigida por Taika Waititi, suena a un experimento descabellado que pudo derivar en una historia un tanto incómoda. Pero la maestría en el guion y la dirección del neozelandés logran que cada momento de la historia resulte conmovedor, y por no decir más, hilarante. Esto es un logro total, pues la película recurre a la sátira para mostrarnos una arista diferente de uno de los peores momentos que ha vivido la humanidad.

El pilar principal de la cinta es el pequeño Roman Griffin Davis. Su inocente representación de un niño que cree ciegamente en los ideales del líder de su nación es suficiente para reír desde el primer momento en que aparece a cuadro. Pero la calidad de su actuación no se queda ahí, pues tiene una evolución asombrosa que queda bien capturada en los diferentes momentos que debe atravesar su personaje. La dinámica que tiene con Scarlett Johannson es increíble, mostrando una relación de madre e hijo que va más allá del amor, pues la complicidad y el respeto que se tienen como seres humanos, queda palpable en todas sus escenas juntos. La actriz sin duda entrega una de sus mejores interpretaciones, logrando diversos matices entre los cuales navega sin esfuerzo.

Pero no es la única dupla que sorprende, pues las escenas entre Griffin y Waititi, son un derroche de risas y situaciones fuera de lo común, que resultan en los momentos más irreverentes de la cinta. Mención aparte para el pequeño Archie Yates que logra llevarse las palmas en varias de sus incursiones.

La historia nos muestra toda clase de momentos que llegan a puntos impredecibles, siempre manteniendo el humor y la frescura, sin llegar a ser chocantes o ridículos, La risa se logra de forma natural y el poder reírse de situaciones tan dispares, es un gran punto a favor. Pero también existen momentos dolorosos que conmueven por igual, redondeando la historia, pero sin nunca llegar a convertirse en un drama.

Jojo Rabbit es un increíble e irreverente relato de lo que la inocencia puede ayudarnos a lograr, sobre todo al tratarse de la familia y los amigos.

Título original: Jojo Rabbit
Dirección: Taika Waititi
Guion: Taika Waititi (basado en la novela de Christine Leunens)
Elenco: Roman Griffin Davis, Scarlett Johansson, Thomasin McKenzie, Taika Waititi, Sam Rockwell, Rebel Wilson, Alfie Allen, Stephen Merchant, Archie Yates, Luke Brandon Field, Sam Haygarth, Stanislav Callas, Joe Weintraub, Brian Caspe, Gabriel Andrews, Billy Rayner, Christian Howlings, Gilby Griffin Davis, Hardy Griffin Davis, Curtis Matthew & Robert East

Anuncios

2 thoughts on “Reseña | ‘Jojo Rabbit’”

Deja un comentario