Una cinta fallida en muchos aspectos.

Pedro Guadalupe Ramos (Omar Chaparro) es un imitador de Pedro Infante que lleva 90 días en coma, cuidado por su esposa Raquel (Ana Claudia Talancón). Cuando está a punto de ser desconectado, su cuerpo es habitado por el espíritu de Infante, que se encontraba en el purgatorio. Ahora, deberá reivindicar su relación con las mujeres, demostrando que puede respetarlas y de paso, serle fiel a la mujer de Ramos.

La producción de Netflix tenía como objetivo principal limpiar la imagen del ídolo del cine de oro mexicano, a través de una cinta que también demostrara el papel de la mujer y la sociedad en estos tiempos tan tumultuosos. Pero sin duda, falla estrepitosamente en todo sentido.

Empezando por el aspecto cinematográfico, que nunca se nota en este producto. Luce más cercano a cualquier capítulo de una serie de baja calidad que a una película. Es increíble que la plataforma haya demostrado su compromiso en diversos proyectos y que en este, también deje claro que es capaz de entregar algo tan mediocre.

El ritmo de la cinta también parece de serie, y una mal hecha. Brincamos de escena a escena sin fluidez y presenciamos una especie de sketches unidos por el simple hecho de tener a los mismos personajes. Y a esto se le tiene que sumar la inserción de musicales con calzador.

El guion es insulso y en su afán por resaltar a la mujer, las retrata como meros estereotipos comunes y corrientes: mujeres sin cerebro, vulgares, interesadas en seducir al protagonista y nada más. Nada tan alejado de su supuesto punto, que incluso recalcan al final de la cinta.

Las actuaciones son justas, sin más ni menos. De resaltar algo sería el compromiso de sus protagonistas por entregar lo mejor de sí mismos, especialmente Chaparro, quien en todo momento se mantiene en su personaje. De reconocerse también su habilidad para el canto, al interpretar los clásicos de Infante con buenos resultados.

Chistes bobos, momentos de pena ajena y risas involuntarias son lo que ofrece en cada escena esta historia. La dirección de Pepe Bojórquez se nota con la mejor de las intenciones, pero los errores están aquí desde el guion de la cinta, tan poco desarrollado e incapaz de dotar de profundidad a las situaciones y los personajes.

La intención del homenaje a Pedro Infante también se queda en eso pues nunca se ahonda en su personalidad, quedándose en la superficie del hombre mujeriego aunque carismático. Es más, presenciamos casi todos sus personajes clásicos pero nunca conocemos realmente a la persona detrás de ellos.

Como caído del cielo pretendió alcanzar grandes alturas para solamente caer desde lo más alto, estrellándose sin salvación alguna.

Título original: Como caído del cielo
Dirección: Pepe Bojórquez
Guion: José Bojorquez & Alfredo Felix-Diaz
Elenco: Omar Chaparro, Ana Claudia Talancón, Stephanie Cayo, Yare Santana, Angélica María, Manuel ‘Flaco’ Ibáñez, Laura de Ita, Elaine Haro, Alan Gutiérrez, Axel Ricco, Itza Sodi, Lupita Sandoval, Daniela Zavala, Carmen Ramos, Rocío Verdejo, David Chavira, Arnulfo Reyes Sanchez, Paola Fernández, Marco Treviño, Beng Zeng Wong & Aldo Escalante

Latest posts by Byron Angeles (see all)
Anuncios

Deja un comentario