Buenas intenciones, simplona ejecución.

Alex trabaja en una agencia de publicidad, su mayor sueño es ser padre, sin embargo, Cecilia, su esposa, una ejecutiva a punto de tomar el mando de un empresa transnacional, no tiene deseos de tener hijos a corto o largo plazo, pues su prioridad es su profesión. La situación se complica cuando Alex es forzado a cuidar de Alan, un bebé que los hará reconsiderar sus planes.

Desde el punto de partida, las intenciones de Ahí te Encargo son claras, modernas y nobles, una historia sobre una mujer exitosa que se tiene que enfrentar a los caprichos de su infantil esposo que parten desde concepciones machistas sobre los deberes maternales de las mujeres. La película parece irse por una línea feminista y hacer una interesante denuncia de estos comportamientos retrógradas.

ma

Hasta que ya no lo hace y decide irse por una ejecución simplona, básica, genérica y lo peor de todo, el tiro le sale por la culata en cuanto a su crítica al machismo, pues su desenlace es como el de cualquier otra comedia romántica, en la que el esposo torpe comete un grave error y deberá probarle a su bella, pero inteligente y exitosa esposa que es merecedor de su amor. Más allá del matrimonio de Alex y Cecilia, no hay nada en riesgo, pues no pasa nada malo si deciden tomar caminos separados, es puro aire, pero Alex sale triunfador en esta historia y técnicamente no aprendió nada, sus deseos se hacen realidad, las consecuencias de sus acciones son mínimas, casi inexistentes, todo sale bien para todos, todo queda perdonado, todo queda olvidado.

El final feliz es una lección moralista hecha para sacar lágrimas fáciles, para que se le pueda catalogar como una película bonita con un bonito mensaje. De haberse tomado un poquito más en serio, sin tener que abandonar el humor, habría tenido un mensaje mucho más impactante y apropiado, en lugar de terminar celebrando lo que se dispuso a deconstruir.

Ahí te Encargo es un producto fallido principalmente por su guión, pues en cuanto a aspectos técnicos como la fotografía es más que decente. Esmeralda Pimentel hace un muy buen trabajo con lo que tiene, su personaje merecía algo mucho mejor, pero ya dije todo al respecto. Mauricio Ochmann no puede salvar a su personaje de ser despreciable.

Quizá el más grave error de la cinta es que no logra justificar sus casi dos horas de duración, estancándose constantemente en el medio, dejándonos con muchos momentos aburridos. Así que incluso para verla como mero entretenimiento hay mejores opciones.

Ahi-te-encargo-2-ok

Dirección: Salvador Espinosa

Guión: Tiaré Scanda & Leonardo Zimbrón

Elenco: Esmeralda Pimentel, Mauricio Ochmann, Regina Reynoso, Verónica Bravo, Moisés Arizmendi, Fernando Becerril,

 

 

Deja un comentario