Una droga que le otorga poderes a quién la tome se distribuye por las calles de Nueva Orleans, sus efectos pueden parecer atractivos, pero traen graves consecuencias. Una adolescente, un policía y un veterano se unen para encontrar a los responsables de su creación.

¿Cuantas películas o series existen que traten sobre alguna droga que le de a la gente habilidades especiales o super poderes? Muchas ¿Qué separa a Project Power de ellas? Casi nada. Esta nueva entrega de acción de Netflix, al igual que gran parte de su contenido original, se va por un camino seguro, no hay compromisos, no hay riesgos, nada innovador, incluso su metáfora de la opresión sistemática es poco explorada, después de todo es simple entretenimiento.

Project Power tiene la suficiente acción para mantener al espectador emocionado, en general están bien coreografiadas, aunque la fotografía algunas veces es deficiente y no nos permite ver con claridad lo que sucede. Cuando no hay acción, se mantiene de pie con el carisma de sus actores principales, Jaime Foxx y Joseph Gordon Levitt, hacen un trabajo decente, pues sus personajes y el material con el que trabajan no les exige demasiado. Y a pesar de que se encuentra en la misma situación, Dominique Fishback muestra buen potencial para su futura carrera.

Algo que si la separa del resto de las películas originales de Netflix es que no está rogando por una secuela, su final es un tanto definitivo, que sí abre la posibilidad de una segunda parte, pero esta podría no ser necesaria. Y si llega a pasar, podría seguir explorando los temas que aquí solo se tocaron por la superficie.

Project Power tiene potencial en su historia que prefiere desaprovechar para poder hacer una película mucho más sencilla y accesible para el publico. Si tienes dos horas libres, puedes utilizarlas viendo esta película que es entretenida y nada más.

power_unit_05243r-h_2020

Título original: Project Power
Dirección: Henry Joost & Ariel Schulman
Guion:Mattson Tomlin
Elenco: Jamie Foxx, Joseph Gordon-Levitt, Dominique Backfish, Rodrigo Santoro & Amy Landecker.

Deja un comentario