fbpx
27 de septiembre de 2022

¿Cómo le hace una mujer de 25 años, sin amigos, sin familia ni conexiones para convencer a la élite de Nueva York de participar en su ambicioso proyecto? Mintiendo, por supuesto, porque en este sistema lo que más importa es ser conocido. Es por eso que Anna Sorokin creó al personaje Anna Delvey, la heredera de un millonario alemán con un enorme fideicomiso de millones de euros. Una historia lo suficientemente llamativa para hacer negocios con gente poderosa, que una vez revelada la verdad

Esta nueva serie de Netflix, Inventando a Anna, sigue a fondo esta impactante, polémica y divertida historia desde el punto de vista de Vivian Kent, la versión ficcionalizada de Jessica Pressler periodista que dio a conocer esta historia al mundo.

Si algo tienen en común las series de Shonda Rhimes es la habilidad de atrapar al espectador al punto de que no puede despegarse de la pantalla y claro que Inventando a Anna no es la excepción, pues al ver la historia desde la perspectiva de Vivian, su obsesión por querer conocer más y más detalles de la vida de Anna se vuelve nuestra obsesión también.

ANNA3.jpg

¿Por qué lo hizo? ¿Para qué lo hizo? ¿Cuándo? ¿Dónde? Preguntas que aplican para cada acción que Anna realizaba y que contestarlas implican desenredad una serie de sucesos que mucha gente no tiene el valor de dar a conocer. Estos obstáculos que se presentan en la trama son lo que alimentan esta necesidad de saber lo que pasó ¿qué podría ser tan malo que no puede ser contado? Quizá no sea malo, pero si es vergonzoso y para el espectador no hay nada mejor como la vergüenza ajena.

En medio de todo esto se encuentra Julia Garner, quien antes ya nos ha dado grandes actuaciones en series como Ozark, sin embargo en Inventando a Anna entrega lo que podría ser su mejor trabajo hasta ahora. Garner captura la personalidad atípica de Delvey, pero bajo la superficie expone al ser humano que se encuentra tras ese escudo de narcisismo. 

ANNA2

Al final quizá lo que resulta cuestionable son las intenciones que tiene la serie sobre la imagen de Anna Delvey ¿Quieren que empaticemos con ella? ¿Quiere que la despreciemos? ¿Quiere que la veamos como una antiheroína que engañó al sistema? ¿Qué la veamos como una mujer superficial y gravemente egoísta? 

Tal vez todo eso a la vez, porque todo es de alguna manera cierto y ese es uno de los grandes logros de Inventando a Anna, que muestra a sus personajes (reales o no) como personas de moral gris, tan egoístas como son humildes. Así que la forma en que los veas, en especial a Anna, es cuestión tuya, de tus propios ideales.

Pero haciendo a un lado toda cuestión moral, Inventando a Anna es una de las series más adictivas de Netflix en este momento y aún después de haberla acabado, es seguro que quieras seguir conociendo de la vida de Delvey.

ANNA.jpg

Deja un comentario