Una película diferente para México, que desperdicia su potencial.

Franco es un criminal en busca de su hermana, para encontrar respuestas, se hospeda en un hotel donde se encuentra con extraños huéspedes que se interpondrán en su camino.

En tan solo sus primeros minutos, uno se da cuenta que las influencias más grandes en Fuego Negro vienen de cineastas como Dario Argento y David Lynch, es claro que el director Bernardo Arellano quiere rendir tributo a estas figuras del cine, sin embargo, falla de manera estrepitosa al tratar de hacer una película extraña, aterradora, surrealista, en lugar de eso, termina haciendo una confusa, pretenciosa, absurda, genérica y lo peor de todo, aburrida.

Es difícil tratar de suponer cuál era la intención de Arellano, ¿a caso quería hacer una película con tono campy? ¿que todo fuera intencionalmente mal hecho? Si era así, el tiro le salió por la culata y la película terminó siendo mala de verdad. Si su intención era solo homenajear a los cineastas de terror y surrealismo, se queda como una mera imitación, pues a pesar de tener todos los ingredientes en sus manos, el resultado es insípido.

Inconsistente sería la mejor manera de describir a la película, es inconsistente con su trama, la cual a veces parece inexistente y a veces es relevante. Los personajes no están bien definidos, nunca se nos dan razones para conectar con ellos, sus motivaciones van y vienen según convenga a la escena, para actores del tamaño de Tenoch Huerta y Eréndira Ibarra, es casi ofensivo que tengan que trabajar con tan pobre material. La fotografía en algunas escenas es excelente, crea la atmósfera de misterio que propone, pero en algunas escenas es extremadamente pobre, mal encuadrada, mal iluminada y la diferencia entre ambos tipos de escenas es muy notable. La mala fotografía hace que los escenarios se vean mal preparados y falsos.

Quizá su propósito solo era ser diferente para el cine mexicano, y lo es, el concepto que propone es uno que muy pocas veces se apoya en nuestro país, y no me sorprende que haya sido Netflix quién se aventuró a lanzarla, pero que sea diferente para México no significa que no haya miles de películas igual a esta alrededor del mundo, de haber sido un tanto más ambiciosa acerca de su trama y simbolismos, podríamos tener un producto excepcional dentro y fuera del país. Sin embargo, no es así y hacer cosas raras y extravagantes porque sí, no garantiza que el público vaya a estar interesado en lo que sucede.

Fuego Negro es una película que lo único que garantiza son bostezos, pues su hora y veinte minutos de duración son hora y veinte minutos de absolutamente nada.

dcbe5490-d6e4-11ea-8d6e-e7f0eae9ac0a_800_420
Dirección: Bernardo Arellano
Guión: Bernardo Arellano
Elenco: Tenoch Huerta, Eréndira Ibarra, Johana Blendl, Dale Carley, Ariane Pellicer y Mauricio Aspe.

Deja un comentario