fbpx
3 de febrero de 2023

Ahora que Emily se comienza a acostumbrar a la vida en París, donde ha encontrado buenos amigos y el amor, se enfrenta a la difícil decisión de dejar todo lo que ha logrado en su vida personal o mantener su empleo, regresar a Chicago y crecer profesionalmente. Emily deberá tomar una decisión antes de que no pueda tener ni una ni otra cosa.

Hay muchas series de Netflix que son amadas por millones de personas en todo el mundo y ni siquiera logran tener una tercera temporada, a veces ni siquiera segunda. Pero hay series que son odiadas por millones que por alguna razón la plataforma decide seguir renovando para más y más temporadas. Una de ellas es Emily en París, que hace unos días estreno su tercera temporada a pesar de que muchos se quejan de lo frívola y hasta ofensiva que puede llegar a ser y aún así, no pueden evitar seguir viéndola.

¿Por qué? No puedo convencerme a mi mismo ni a nadie de que Emily en París es una serie genuinamente buena, no lo es, eso no le quita que tiene un encanto peculiar, es camp, es kistch, es la dosis perfecta de entretenimiento banal para el final de año. ¿Pero por cuanto tiempo más puede mantenernos aferrados a la pantalla?

emilyenparis_temp3 (14)

Lo único que se podía hacer para que Emily en París se siguiera sosteniendo más allá de su concepto original era que se transformarse en algo diferente y en esta tercera temporada es mucho más notable ese cambio. Lejos ya quedó la historia de la influencer que debía aprender de la cultura francesa, siguen habiendo unas cuantas referencias de vez en cuando, pero Emily ha crecido lo suficiente para que esto ya no sea un grave pesar.

En esta tercera temporada nos quedamos con lo que más nos gusta, el chisme, el romance, eso es lo único que el creador Darren Star y su equipo necesitan para tenernos enganchados esta temporada. Esa necesidad de saber con quien va a estar Emily, a quien le va a romper el corazón y lo mismo aplica para el resto de los personajes. Lo único que vemos son relaciones que terminan, otras que empiezan, hay peleas de por medio, malas decisiones y algunos giros impactantes.

emilyenparis_temp3 (10)

Tal vez es más complicado de hacer que lo que suena, pues claro que nada de esto valdría la pena si no fuera por el elenco, Ashley Park, Lucas Bravo, Camille Razat, Lucien Laviscount, Philipine Leroy-Beaulieu, Samuel Arnold, Bruno Gouery  y por su puesto la maravillosa Lily Collins, sin su química ya sea como parejas o como amistades no habría nada que sentir. Sería iluso pensar que ni los actores ni la gente detrás de cámaras no saben lo que están haciendo con esta serie, al contrario saben muy bien lo que es y eso les permite hacer su trabajo con más gusto y se refleja en pantalla.

Así que sí, Emily en París sigue siendo una serie bastante tonta, absurda, de muy, muy mal gusto, pero es que eso es lo que nos encanta y por más mala que se ponga aquí seguiremos. La cuarta temporada ya es un hecho y aquí ya estamos listos para más desastres de Emily, más outifts terribles, más romances complicados y más entretenimiento que nos saque de la realidad por un rato.

emilyenparis_temp3 (8)

 

Deja un comentario