Basada en la novela del mismo nombre de Donald Ray Pollock.

En un pueblo en decadencia moral, lleno de personajes perversos cuyas historias se unen con la de Arvin Russell, un adolescente que descubrirá que tan lejos puede llegar para proteger a los que quiere.

El poder de El Diablo a Todas Horas reside en sus actores, el elenco conformado por Riley Keough, Jason Clarke, Sebastian Stan, Bill Skarsgard, Eliza Scanlen, Hayley Bennett, Harry Melling, Mia Wasikowska, Robert Pattinson y Tom Holland, todos hacen trabajos excepcionales, aunque son estos últimos dos quienes se adueñan de la pantalla. Por su lado, Pattinson hace un interpretación muy extraña, su personaje es un tanto caricaturesco y no trata de esconderlo, es más, lo explota, con movimientos y una forma de hablar que ponen incómodo a cualquiera que lo vea. Holland hace una actuación que lo saca de su zona de confort, deja de ser el niño bueno de las películas y lleva su interpretación a lugares que nunca antes había tocado, se nota incómodo en el papel, pero así debería de ser, por esto resulta ser uno de sus mejores trabajos.

Sin embargo las actuaciones apenas pueden sostener a la película que sufre de varios problemas, o en sí, un problema en general, pues es que su narrativa se divide en varias historias de diferentes personajes que se cruzan de vez en cuando y que al final tienen una misma conclusión. El director Antonio Campos y su co-escritor Paulo Campos no encuentran como balancear en el guión el tiempo que se le dedica y cuando debe aparecer cada historia, no hay una equidad en el nivel de relevancia que tiene cada subtrama, por lo que el espectador se sentirá atrapado en algunas, pero aburrido en otras, pues no son tan interesantes si se les compara, se llega a sentir como que estas no van a ningún lado, esto se convierte en un ritmo inconsistente que puede llegar a frustrar al público.


A pesar de que el camino es tumultuoso, El Diablo a Todas Horas al final cumple su propósito, ahogar al espectador en una atmósfera de desesperanza, en un círculo de violencia inescapable y como este es iniciado por la decadencia del entorno social, la manipulación de la fe en un lugar abandonado por Dios. Incluso si estos temas se quedan explorados un poco debajo de la superficie, te da lo suficiente para hacer una reflexión por ti mismo.

Para algunos será difícil de ver, ya sea por su lentitud o su carga de violencia, pero es una película que vale la pena ver mínimo por el trabajo de las personas frente a la cámara. 

5f369bb3b4bb1c001df5344a.jpg

Dirección: Antonio Campos

Guión: Antonio Campos & Paulo Campos

Elenco. Tom Holland, Riley Keough, Jason Clarke, Sebastian Stan, Bill Skarsgard, Eliza Scanlen, Hayley Bennett, Harry Melling, Mia Wasikowska, Robert Pattinson

Deja un comentario