adplus-dvertising

Basada en la novela homónima de Kristin Hannah. A través de diferentes décadas, conocemos la historia de Kate y Tully, amigas inseparables que se apoyan en las buenas y en las malas. Incluso cuando llegando a los cuarentas, sus vidas parecen estar más y más fuera de su control, llevándolas a cuestionarse si todo por lo que han pasado ha valido la pena.

Series como El Baile de las Luciérnagas se están haciendo más y más comunes, están plagadas de clichés, tramas convencionales, personajes típicos ¿Y qué? Si la serie te engancha desde los primeros minutos, nunca te deja ir, no importa si puedes predecir lo que va a suceder o si sientes que no tiene mucho sentido.

La serie tiene esa capacidad que muy pocas tienen, de enjaularte en su recorrido, aun cuando no siempre resulta satisfactorio, pero sigues ahí porque no te deja escapar, ni siquiera cuando acaba la temporada, ya que al instante está establecida la posibilidad de una continuación.

baile_luciernagas

Los temas que trata sobre la amistad entre mujeres, la madurez, el autoestima, el matrimonio, entre otros, no son explorados de una forma fresca o que tengan algo diferente que decir, sin embargo se tratan con cierto cuidado y objetividad, por lo que nunca se siente falso o forzado el discurso. Ni siquiera cuando el guión no lograr estar al nivel de este, pues su caída en convencionalismos a veces resulta ser más dañina de lo común, llevando a la historia a sentirse repetitiva, sin un hilo consistente que seguir y que desperdicia buenos momentos emocionales por querer pasar a la siguiente cosa lo más rápido posible.

Quizá nada funcionaría si no fuera por sus protagonistas. Katherine Heigl, quien tras estar en la lista negra por muchos años, regresa con la que es seguramente su mejor actuación a la fecha. Su habilidad para presentarse con un carisma natural y luego desvanecerlo para caer en una personalidad más oscura, hace sentir que el personaje fue escrito específicamente para ella. Sarah Chalke, aunque no hace una interpretación versátil, siempre se siente natural en su papel y nos regala algunos de los momentos más divertidos de la serie.

La amistad entre ambas actrices se siente tan real que se convierte en la fuerza que carga con toda la serie, si su química no fuera tan palpable, no habría de que hablar, la serie se perdería en el largo catálogo de Netflix. Pues El Baile de las Luciérnagas está lejos de ser una gran serie, pero sí es una muy, muy entretenida, que todos los que disfruten de un buen drama ligero, podrán disfrutarla en una sentada el fin de semana.

baile_luciernagas1

 

Deja un comentario