adplus-dvertising
17 de octubre de 2021

Marla es una guardiana legal corrupta que se dedica a poner a personas de la tercera edad saludables en el cuidado del gobierno, para quedarse con sus pequeñas o grandes fortunas. Cuando se encuentra con Jennifer Peterson, una mujer aparentemente sola, no duda en ‘hacerse cargo’ de ella, sin saber que una persona muy poderosa ya tenía ese deber y que pronto le hará entender la gravedad de su error. 

¿Qué pasa cuando una película no tiene héroes? ¿Qué pasa cuando vemos una historia a través de los ojos de la más despreciable villana? Esto es lo que propone J. Blakeson con Descuida, Yo te Cuido, ver una historia en la que los buenos no existen, porque en palabras de su protagonista, la bondad es para la gente pobre. Así se presenta honestamente Marla, como alguien que no pretende seguir las reglas para conseguir lo que más quiere, ser millonaria. ¿Tienes que simpatizar con ella? No, es casi seguro que desde los primeros minutos odiarás a Marla, es más, durante la película desearás que la justicia caiga sobre ella y mientras eso no sucede, estás atrapado con ella, siguiendo los pasos de sus planes, obligado a ser su cómplice. 

No es un viaje exactamente placentero y debes tener compromiso para  atravesarlo, aunque más que nada, curiosidad, por saber como terminará este conflicto entre dos personas cuya moral está por los suelos. Esto la vuelve un tanto impredecible, pues con cada golpe que Marla recibe, su respuesta es exponencialmente mucho peor, ¿Su límite? Eso es lo que tienes que descubrir al verla.

icarealot

Claro que estar viendo una película sobre una persona malvada puede sonar desagradable, pero es aquí donde entra la gran Rosamund Pike, después de años de no conseguir un papel del tamaño de Amy Dunne en Perdida, se encuentra con Marla y nos demuestra que quizá nació para interpretar mujeres despiadadas. Las comparaciones con el personaje de la cinta de Fincher son de esperarse, sin embargo Pike, sin gran esfuerzo, logra resaltar las diferencias entre ambas, pues con Marla se muestra como una mujer más confidente, terca y cínica. Sus actos son terribles, pero la actriz nos presenta a Marla con tanto encanto que resulta un deleite verla realizarlos. 

Aún así, Pike no se sostendría si no fuera por el elenco a su alrededor. Eiza González hace un muy buen trabajo interpretando a Fran, pareja, compañera y el único contacto profundamente humano que Marla posee. Dianne Wiest como Jennifer Peterson tiene una participación corta, pero que está llena de una peculiar intriga. El que se lleva los aplausos en Peter Dinklage como Roman, el anti-héroe de esta historia, un hombre que trabaja por controlar sus emociones y que haría lo que fuera por el bienestar de su madre. Dinklage es brillante en la manera que retrata la vulnerabilidad y la rudeza de este personaje. 

El guión de Blakeson tiene una trama un tanto original, que con el paso de los minutos se va disipando su energía y se encuentra con algunos baches al no lograr conectar con firmeza los eventos claves de la trama, los cuales salta con unas cuantos sucesos convenientes en el guión. Además nos presenta con conceptos muy interesantes sobre el capitalismo actual, en el que por cualquier lado que intentes verlo, no existe tal cosa como lo legal y lo ilegal, Marla y Roman representan dos caras de una misma moneda de nuestro sistema. Una idea que bien pudo haber sido explorada a gran profundidad, sin embargo el propósito de Blakeson claramente es entretener y no ir mucho más lejos, lo cual es aceptable incluso cuando hay un potencial desperdiciado.

Descuida, Yo te Cuido es una película para cualquiera que no necesite estar de lado de los buenos para disfrutar de una buena historia. Sus fallas se perdonan fácilmente pues al final no son de gran importancia ni arruinan la experiencia en lo absoluto. 

i-care-a-lot-seyrederiz-.jpg

Título original: I Care a Lot
Guión y dirección: J. Blakeson
Elenco: Rosamund Pike, Eiza González, Peter Dinklage, Chris Messina & Dianne Wiest

Deja un comentario