Póster Yo nunca, Never Have I Ever, serie de Netflix

¿Qué es eso que nunca has hecho?

Netflix tiene una debilidad por las series de adolescentes. Nos ha dado Élite, 13 Reasons Why, Sex Education, y un largo catálogo de proyectos dirigidos a este sector del público. Uno que al final, con contingencia o no, es de sus principales consumidores.

Pues de la mano de Mindy Kaling (The Office, Ocean’s 8) llega Yo nunca (Never Have I Ever), serie protagonizada por Devi (la debutante Maitreyi Ramakrishnan), quien tiene sus desventuras por el paso de la adolescencia: chicos, amigas, fiestas, y sobre todo, la influencia de la cultura india en su vida.

Tras migrar de la India con su familia a los Estados Unidos en septiembre de 2001, Devi creció como una norteamericana más. Vivió con sus padres, hasta que en un concierto escolar, su padre muere de un infarto, y posteriormente ella pierde la movilidad en sus piernas. Tras meses de estar postrada en silla de ruedas, recupera la movilidad y decide junto con sus amigas, ser diferentes en el nuevo ciclo escolar.

Este es el inicio del show. Hay un montón de personajes carismáticos y las situaciones en donde se meten son demasiado divertidas. La relación que tiene con su madre Nalini (Poorna Jagannathan) es de las cosas mejor hechas de la serie y la resolución de ella, a pesar de ser un tanto manipuladora, está bien hecha, al igual que la manera en la que te van entregando el giro final, es genial para ir construyendo la trama por uno mismo.

Mindy Kaling refleja en la serie de forma natural a la cultura India y a su vez, hace una crítica a la misma. La influencia de esta dentro del programa, a través de sus personajes, hace que la historia se vuelva intrigante para ver el destino de Nalini y de Kamala (Richa Moorjani), el como esta cultura ha perseguido de un modo u otro a los protagonistas y las decisiones que han tomado, y tomarán.

La serie se ha promocionado con la premisa de que sus personajes y el reparto es de mucha diversidad (Ben es el único personaje principal blanco). Esto será una crítica para muchas personas, pero la verdad es que no se tiene que justificar nada. Los actores dentro del show hacen demasiado bien su trabajo, actuando de manera que crees que son actores de experiencia y no debutantes como la mayoría lo es.

Lamentablemente, más de la mitad de la serie son clichés que se han visto una y otra vez en las historias adolescentes. A pesar de ello, Kaling tiene dos ases bajo la manga: Paxton Hall-Yoshida (Darren Barnet) interés romántico de Devi con el que se mete en un problema mayor y Ben (Jaren Lewinson), el enemigo de toda la vida de Devi.

Paxton es el chico popular. Deportista, fiestero, bastante guapo y rodeado siempre de amigos. Hasta ahí todo normal, sin embargo, lo que rompe el molde es que no es el típico popular ricachón. Al contrario, vive en una casa bastante común de la clase media, y tiene un detalle más que le añade bastante interés a su personaje (pero que no se revelará para no arruinar la sorpresa).

Ben, por su lado, es un nerd, prácticamente un lamebotas de los profesores. Rival directo de Devi por el primer lugar de la clase. En cualquier otra producción, vemos a este tipo de personaje marginado como un chico normal de clase media. Pero aquí, tal y como se vio en La noche de las nerds (Booksmart), es un chico adinerado con casa enorme. 

El capítulo dedicado a Ben es el mejor de la serie entera. Narrado por Andy Sandberg (Brooklyn Nine-Nine), nos da un vistazo enorme a lo que es la vida de este chico marginado, con una relación con una chica guapa a la que parece no querer; así como la distanciada relación con sus padres y la vida de lujos que no llenan el vacío de la mesa a la hora de la cena. Ben debería ser el cretino popular, pero al final, su corazón como persona es más grande que cualquier ambición personal por cierta notoriedad.

Ben y Paxton son lo más interesante que vemos en la serie, que rompen los moldes de sus respectivos personajes. Devi y su círculo de amigas dan situaciones interesantes y divertidas, lo suficiente como para mantener al espectador atento a sus situaciones, y dimes y diretes que llevan a lo largo de la serie.

Mindy Kaling produjo una serie bastante entretenida y que además escribe. Pese a sus clichés, cumple el cometido de entretener en sus 10 capítulos de no más de media hora. Si ya se hizo un buen trabajo para esta primera temporada de Yo nunca, no cabe duda que la segunda puede ser mucho mejor.

Fotografía de Yo nunca, Never Have I Ever, serie de Netflix

Título original: Never Have I Ever
Creado por: Mindy Kaling & Lang Fisher
Elenco: Maitreyi Ramakrishnan, Poorna Jagannathan, Richa Shukla, Benjamin Norris, Adam Shapiro, Ramona Young, Martín Martínez, Jaren Lewison, Christina Kartchner, Jack Seavor McDonald, Darren Barnet, Dino Petrera, Hanna Stein, Aitana Rinab, Dana Vaughns, Mark Collier, Angela Kinsey, Donna Pieroni, Peter James Smith, Michael Badalucco, Andrew Fromer, Quincy Oshiro, Isai Torres, Chriselle Almeida, Alice Amter, Jodie Bentley, Cocoa Brown, Kikéy Castillo, Chelly, Eric Evans, Kevin Gardner, Leila Geyfman, Pragathi Guruprasad, Sohm Kapila, Joya Kazi, Rebecca Knowles, Rushi Kota, Aarti Mann, Viji Nathan, Andrea Ramos, Alex Skinner, Gable Swanlund, Amy Tolsky & Stephaune Wallace

Anuncios

Deja un comentario