El nuevo proyecto de los hermanos Russo es un logro técnico.

Tyler Rake es un mercenario que es contratado para rescatar a Ovi, el hijo de uno de los dos narcotraficantes más poderosos de la India. La misión se complicará cuando Rake comienza a entablar una relación con Ovi que nublará la visión de su objetivo.

El género de acción en los últimos años se ha ido transformando y mejorando, Misión de Rescate es una prueba de esto, sin embargo solo de algunas maneras. Es claro que la mayor influencia de la película es la trilogía de John Wick y se ve en sus perfectamente coreografiadas secuencias de acción, con planos estáticos y lo más largos posibles; Sam Hargrave en su debut como director, luego de ser un coordinador de dobles de acción, logra emular este tipo de estilo de acción y se nota el esfuerzo puesto en cada escena pues son emocionantes, sumamente violentas y cada una tiene una perspectiva diferente que aleja a la película de sentirse repetitiva. Lo que más resalta es el plano secuencia de casi doce minutos, que aunque algunos de sus cortes son obvios, cumple la función de ser una experiencia inmersiva.

960x0

Sin embargo la acción no puede esconder las más grandes fallas narrativas de la película, para empezar, que no crea personajes con los que el espectador pueda sentirse conectado. En su guión, Joe Russo cree que unos cuantos diálogos de exposición sobre el pasado trágico de Rake son suficientes para empatizar con él, esto no sucede hasta la mitad de la película, por lo que se siente bastante forzado y fuera de lugar. Hay miles de maneras en las que pudo haber manejado las motivaciones del personaje desde el inicio o simplemente enfocarse en lo que es, una película de acción, en lugar de tratar de forzar un drama sobre las relaciones padre e hijo. Lo que nos lleva al otro personaje principal, Ovi, el hijo del narcotraficante. La función de su personaje es ser protegido, pero el guión no ofrece ninguna razón para que sintamos peligro por él; debido a que la película no tiene intenciones de profundizar en las consecuencias reales de lo que implica ser el hijo de un criminal, no hay una razón por la que nos debería importar si vive o muere. Otros personajes como Saju o Nik, interpretados por Randeep Hooda y Golshifteh Farahani respectivamente, tienen una participación mayor, pero mientras que las motivaciones de Saju pierden relevancia, las de Nik son inexistentes. El resto del cast apenas y tiene una participación considerable y no están ahí más que para ser parte de la violencia, lamentablemente entre ellos se encuentra David Harbour cuyo personaje es una mera excusa para tener otra secuencia de acción.

Lo único que hace sentir a Tyler Rake como un personaje mínimmamente decente es la presencia de Chris Hemsworth, quien con el paso del tiempo ha mejorado sus habilidades como actor y aquí demuestra que tiene potencial para roles dramáticos. Rudhraksh Jaiswal en su segunda película hace un buen trabajo a pesar de que el material con el que trabajó no fuera el mejor, lo mismo sucede para Hooda, Farahani y Harbour.

Misión de Rescate en sus mejores momentos es emocionante y brutal, sin embargo entre estos no hay mucho que resaltar, por lo que se termina convirtiendo en un caso de estilo sobre sustancia. Si lo que buscas es entretenimiento sencillo, es una excelente opción, pero si eres fan del género y buscas una película con mejor balance entre el elemento de la acción y la narrativa, hay mejores alternativas.

extraction-starring-schris-hemsworth-coming-to-netflix-april-2020

Título original: Extraction
Dirección: Sam Hargrave
Guión: Joe Russo
Elenco: Chris Hemsworth, Golshifteh Farahani, Rudhraksh Jaiswal, Randeep Hooda y David Harbour

Deja un comentario