adplus-dvertising
17 de octubre de 2021

Karla, una traductora del ejército francés que tras ser testigo de un perturbador evento en Siria, es enviada de regreso a Niza para unirse a una brigada anti-terrorista. Estando en casa, Karla tiene la oportunidad de pasar más tiempo con su madre y su hermana Tania, sin embargo su calma se termina cuando Tania es abusada por el hijo de un oligarca ruso protegido por la ley, por lo que Karla tendrá que hacer justicia por su propia mano.

Centinela pertenece a un pequeño grupo de películas de ‘acción’ que quieren justificar su existencia al tratar con temas serios, en este caso con los conflictos bélicos en medio oriente, el terrorismo en Europa, el estrés post-traumático y la violencia de género. Nada malo con querer hacerlo, lo malo es como lo hace, pues se nota que no hay un verdadero interés en hacer una representación fidedigna o apropiada, es meramente una excusa para que la película no se sienta totalmente hueca, aunque en realidad sí lo es.

En su primera media hora, Centinela se toma el tiempo para establecer al personaje de Klara, sus motivación que es proteger a su familia y lo que se lo impide, las consecuencias que ha dejado la guerra en su mente. Una vez que comienza el conflicto principal, es como si de repente todo lo anterior se olvidara y se abriera paso a una película diferente, una película de acción más genérica que confía tanto en la eficacia de su fórmula que ya ni siquiera se esfuerza en crear tensión para mantener interesado al espectador.

Disparos y golpes es lo único que se obtiene de la película, lo cual podría ser hasta algo divertido si no se tomara tan en serio, pues al supuestamente querer tratar con temas relevantes a la actualidad, se mantiene con un tono plano, ya que nunca es totalmente una película de acción ni un thriller, se dirige por el drama, sin embargo ese es un género que no va acorde a su premisa. Lo bueno es que su corta duración de hora y veinte minutos le impide volverse terriblemente aburrida, pues antes de que te hartes de verla, se acaba.

Centinela se mantiene de pie gracias a la actuación de Olga Kurylenko, si bien la profundización en su personaje es casi nula, su interpretación al menos da la impresión de que se hizo el intento. Kurylenko se nota comprometida tanto con el aspecto emocional como el físico de la película, al menos por eso vale la pena la verla. De nuevo, Centinela es tan corta, que incluso si terminas viéndola y te disgusta, al menos no podrás decir que desperdiciaste una gran cantidad de tiempo.

centinela1

Título original: Sentinelle
Dirección: Julien Leclerq
Guión: Julien Leclerq y Matthieu Serveau
Elenco: Olga Kurylenko, Marilyn Lima, Carole Weyers, Martin Swabey & Michel Nabokoff 

 

Deja un comentario