Caníbales, policías y unas cuantas risas.

El sargento Roberto Recto (Alfonso Dosal) es el mejor de su generación, incluso condecorado con la Placa de acero por su gran desempeño. Ahora como todo un policía, es asignado como compañero de Vázquez (Adríán Vázquez), quien es corrupto e irresponsable. Pero ante un misterioso ataque de un aparente caníbal, Recto y Vázquez deberán aprender a trabajar en equipo para resolver el crimen.

La premisa de la cinta dirigida por Abe Rosenberg, escrita por él junto a Joseph Hemsani, es la de un buddy film, ya que veremos a los protagonistas aprendiendo uno del otro, soportándose y finalmente convertirse en amigos para poder lograr su objetivo. Y eso es el principal fuerte de la cinta que se apoya en la dinámica de Dosal y Vázquez, este último con un gran registro para la comedia.

Y sí, la interacción entre los actores es muy buena, arrancando risas a lo largo de la película pero no logran sostenerla por completo. Esto porque llega un momento en que los hechos se sienten repetidos, pues el par se ve envuelto en muchas situaciones de peligro muy similares que incluso tienen casi la misma resolución. Esto hace cansada la trama, a pesar de los vistazos de humor que se pueden encontrar.

En el enredo también se involucra Eduardo España, que en realidad funciona como un personaje que resuelve algunos huecos del misterio debido a sus conexiones e información que ofrece, ayudando a avanzar en alguno puntos sin necesidad de complicar más las cosas.

En cuanto a la historia, se agradece que esta sea una bastante original y que busque al mismo tiempo denunciar algunos vicios de la sociedad, sin tomarse tan en serio ni ser tan recta, como su protagonista. Es así como la película avanza entre el tono de un thriller con toques de comedia que resulta entretenido, aunque ya para el final lo único que quieres es que la historia llegue a su fin, debido a lo inconsistente de su guion.

En los apartados técnicos, la cinta sí deja mucho que desear pues ninguno logra lucir como debería hacerlo. Es una cinta carente de personalidad propia, pues ni su fotografía, música o edición se siente realmente trabajada. Esto afecta gravemente y es lo que ocasiona que el ritmo se pierda en muchos momentos.

Placa de acero es una divertida y orignal premisa que busca apoyarse en la química y talento de sus protagonistas, pero que se olvida de los demás elementos que componen el todo, dejando pasar la oportunidad de contar una historia que pudo tener muchos atisbos de comedia y frescura, pero que se pierden por su factura regular.

Título original: Placa de acero
Dirección: Abe Rosenberg
Guion: Joseph Hemsani & Abe Rosenberg
Elenco: Alfonso Dosal, Adrian Vazquez, Eduardo España, Noé Hernández, Arnold Y. Kim, Adrian Yun, Quetzalli Cortés & Costanza Andrade

Byron Angeles

Cinéfilo desde tiempos inmemoriales, que busca compartir su sentir y vivencias con las cintas,con aquellos interesados en conocerlos

Latest posts by Byron Angeles (see all)

Anuncios

Deja un comentario