Bienvenidos a uno de los mejores espectáculos del año.

Dorothy (Constance Wu) decide entrar a trabajar como bailarina a un strip club para poder ayudar a su abuela con el pago de la casa en que viven. Ahí conocerá a Ramona (Jennifer Lopez) quien la enseñará a lucirse en la pista y ganar más dinero de los hombres que asisten al lugar, muchos de ellos magnates de Wall Street. Pero cuando la crisis financiera de 2008 arremeta contra su fuente de trabajo, deberán buscar una nueva forma de tener ingresos, aunque eso signifique ir contra la ley.

Sin duda alguna, Lorene Sacafaria ha logrado una de las mejores cintas de este año. Inspirada en el caso real retratado en un artículo de la New York Magazine, la historia nos pone en la piel de estas mujeres que respaldadas por su belleza, lograron arrebatarle a hombres ricos y poderosos, grandes cantidades de dinero.

Pero esto no siempre fue así, pues antes de la debacle económica, todas se valían únicamente de su talento en el escenario para poder ganarse el dinero de una forma honrada, aunque muy criticada por la sociedad. Aquí Scafaria nos muestra a estas mujeres fuertes y conscientes de sus necesidades, pues es claro que así como ellas, muchas lo hacen por ayudar a sus familia o porque simplemente buscan una mejor oportunidad para su futuro, aunque eso signifique aprovechar el momento y acumular el dinero suficiente para poder pagarse un hogar, una carrera o tener su propia empresa.

Lopez y Wu hacen una dupla extraordinaria y ambas brindan actuaciones dignas de ser nominadas en la temporada de premios. Ambas mujeres representan a líderes y madres que harán lo que sea necesario para salir adelante junto a sus familias. Sin embargo, el camino que deciden tomar es peligroso e ilegal. Porque eso sí, nunca se justifica ni se celebra que estas aguerridas amigas, decidan drogar y estafar a aquellos hombres que lucen poderosos y adinerados. Al contrario, es claro que lo que hacen no es correcto, pero es la única forma que conocen para poder salir de dicha situación.

Lo que es de aplaudirse, es la capacidad de la directora de mostrar mujeres empoderadas y en control de sí mismas. Capaces de montar un ‘negocio’ propio que les dé el dinero más que suficiente para vivir y al mismo tiempo, ayudar a otras en la misma situación. Porque ellas también lo mencionan, están robando pero lo hacen con personas que seguramente, ganaron esos millones estafando a otros, solo que de una forma más elegante y legal. Estos hombres que invierten, gritan y pelean en Wall Street tienen las manos tan sucias como las suyas, por lo que su labor es la de ser una especie de modernas Robin Hood.

La cinta también funciona como una aguda e inteligente crítica hacia el capitalismo desmedido que guía la vida de todos nosotros en esta época. El consumismo y el deseo de tener una mejor vida, es lo que las convence de cruzar la línea y ponerse en peligro, con el único objetivo de ser felices. Pero como lo deja claro su resolución, todo crimen debe ser pagado, sin importar las razones por las que se realizó.

Con un gran ritmo y un sólido guion, este intenso drama, thriller y comedia es también un gran retrato de la amistad y el amor que todos sentimos por las personas que nos hacen ver que el esfuerzo de cada día vale la pena. Estafadoras de Wall Street es una verdadera sorpresa en el cine, una cinta que entrega más de lo que puede verse a simple vista y lo hace muy bien.

Título original: Hustlers
Dirección: Lorene Scafaria
Guion: Jessica Pressler & Lorene Scafaria
Elenco: Constance Wu, Jennifer Lopez, Lili Reinhart, Julia Stiles, Cardi B, Mercedes Ruehl, Keke Palmer, Trace Lysette, Vanessa Aspillaga, Mette Towley, Lizzo, Madeline Brewer, Tia Barr, Tommy Bayiokos, Tommy Beardmore, Steven Boyer, Kristoffe Brodeur, Kristina Asriyan

Byron Angeles

Cinéfilo desde tiempos inmemoriales, que busca compartir su sentir y vivencias con las cintas,con aquellos interesados en conocerlos

Latest posts by Byron Angeles (see all)

Anuncios

Deja un comentario