Cuando la vejez nos alcance, es necesario permanecer jóvenes.

Martha (Diane Keaton) es una mujer que elige abandonar su departamento de toda la vida y mudarse a una casa de retiro para ancianos. Esto porque el cáncer que la aqueja sigue avanzando y solo busca un lugar en donde morir en paz. Sin embargo, su vida dará un giro inesperado al llegar a dicho lugar, pues se encontrará con personas que la harán revalorar el sentido de la vida y quizás puedan ayudarla a cumplir el sueño de toda su vida: ser porrista.

Sí, la premisa de la más reciente cinta dirigida por Zara Hayes, con experiencia en documentales y miniseries, es un cliché de historias inspiradoras sobre la vejez y estos momentos decisivos e inevitables de la vida suena un tanto cliché, porque así lo es. A partir del momento de la llegada de Martha a la casa de retiro conocemos a una serie de personajes un tanto familiares como la mujer que quiere seguir sintiéndose joven a como dé lugar, una esposa abnegada que desea hacer un deseo realidad, el grupo de señoras de clase alta un tanto mlavadas y la lista puede continuar. A pesar de que el reparto cuenta con actrices de la talla de Keaton, Jacki Weaver, Pam Grier y Rhea Perlman, todas lucen desangeladas y desperdiciadas en papeles tan estereotipados. Especialmente Keaton, quien pasa la mayor parte de la cinta gruñendo y haciendo gestos raros para representar el rechazo de su personaje a casi todo tipo de interacción o motivación.

Los chistes y el humor que la cinta maneja, son tan comunes como los personajes y los eventos que toca la historia. Realmente hay muy pocos momentos que saquen risas auténticas o que creen la empatía necesaria para identificarse con los personajes y la amistad que están creando. Aunado a esto, la forma de presentar los mensajes positivos también han sido muy vistos. Y quizás ese es el principal problema de la cinta, que muchos de sus elementos son repetitivos en cintas de esta temática y no los presenta de manera fresca o con situaciones diferentes. Incluso hay una subtrama de adolescentes, la misma donde el chico extraño y tímido se enamora de la guapa chica popular.

A pesar de todo, hay algunos momentos que sí crean la atmósfera necesaria para transmitir la complicidad y amistad creada entre los personajes de Keaton y Weaver, pero son realmente una o dos escenas las que logran llegar un poco más allá. Si buscas pasar un rato viendo una cinta cliché sin mucho en qué pensar, con algunos momento de brillo, quizás esta sea una opción. Aunque te aseguramos que querrás mejor revisar cintas anteriores de Diane Keaton y recordar la gran actriz que es.

Título original: Poms
Dirección: Zara Hayes
Guion: Shane Atkinson
Elenco: Diane Keaton, Jacki Weaver, Pam Grier, Rhea Perlman, Celia Weston, Phyllis Somerville, Alisha Boe, Charlie Tahan & Bruce McGill

Byron Angeles

Cinéfilo desde tiempos inmemoriales, que busca compartir su sentir y vivencias con las cintas,con aquellos interesados en conocerlos
Anuncios

Deja un comentario