James Gunn produce esta retorcida visión de los superhéroes.

Tori (Elizabeth Banks) y Kyle Breyer (David Denman) son una pareja que vive en su granja ubicada en el pequeño pueblo de Brightburn y sueña con concebir un bebé. Una noche, algo cae del cielo estrellándose en el bosque cerca de su casa. Para su sorpresa se trata de una especie de nave espacial que que transportaba un pequeño niño. Años más tarde, el niño llamado Brandon (Jackson A. Dunn) descubrirá que es un ser muy especial y no será bueno para nadie.

Si la premisa suena familiar es porque la historia dirigida por David Yarovesky, escrita por Brian y Mark Gunn (hermano y primo de James Gunn, respectivamente), toma la historia clásica del alienígena que llega a nuestro planeta para encontrarse diferente a los demás. Pero el giro esta vez es lo que sucedería si ese ser utilizara sus poderes para doblegar a los humanos y vengarse de aquellos que le hicieran daño o representaran una amenaza para él.

Sin embargo, la idea se queda muy corta en resultados. Lo que el director pretende lograr es una cinta de terror en toda regla, aderezada con los elementos de los superhéroes y desafortunadamente todo se queda en el intento. Los sustos son genéricos además de que no existe ningún elemento de tensión para que estos sean efectivos, por lo que el terror nunca es realmente palpable.

El desarrollo de personajes es casi nulo. Al único que se trata de evolucionar es Brandon, pero ni sus motivaciones ni su actitud lucen bien establecidas. El joven Jackson le imprime una personalidad realmente intimidante al poderoso y vengativo niño que con una sola mirada podría liquidarte. Incluso su deseo de venganza es entendible, pero al final su motivación cae en el cliché del rechazado y le resta impacto a sus acciones. Esto termina de arruinarse por el resto de personajes arquetípicos que no aportan nada a la cinta y que solo aparecen para ser víctimas de la locura de poder de Brandon.

Elizabeth Banks luce muy desperdiciada en el papel de la mujer que profesa amor incondicional a su hijo, aunque no lleve su sangre. Muchas de sus acciones lucen tan torpes que parece increíble que no note todo lo raro que se comporta su hijo. Al final el papel de madre amorosa le quita fuerza al que pareciera ser el único personaje capaz de detener a Brandon.

Se agradece que el cierre de la cinta sea coherente con lo que se trata de establecer en la historia y que no sea resuelto solo para que la cinta tenga un final feliz. Quizás, puede ser que se planeé desarrollar una franquicia a partir de esta cinta, pero sin dudas deberán poner más dedicación si desean realizar una secuela.

Brightburn: Hijo de la oscuridad no termina de convencer con su propuesta de terror a medias y tampoco resulta un interesante desarrollo de lo que podría ser un héroe convertido en alguien dominado por el poder.

Título original: Brightburn
Dirección: David Yaroveskty
Guion: Brian Gunn & Mark Gunn
Elenco: Elizabeth Banks, Jackson A. Dunn, David Denman, Jennifer Holland, Matt Jones, Meredith Hagner, Becky Wahlstrom, Gregory Alan Williams, Steve Agee, Emmie Hunter, Christian Finlayson, Elizabeth Becka, Stephen Blackehart, Terence Rosemore, Gwen Parrish, Annie Humphrey, Mike Dunston, Leah Goodkind & Shaun McMillan

Byron Angeles

Cinéfilo desde tiempos inmemoriales, que busca compartir su sentir y vivencias con las cintas,con aquellos interesados en conocerlos
Anuncios

Deja un comentario