Una hermosa y divertida historia familiar que nos cuenta el camino que pasan las parejas que quieren adoptar hijos.

Hace unos días subí mi opinión express sobre esta película, pero sin duda, merece también unas líneas para platicarles porqué es una buena opción para ver.

Siempre he disfrutado mucho las películas que sin saber mucho de ellas, llego a la sala de cine y me sorprenden. Familia al Instante es una de ellas y definitivamente, si todavía está en su cine más cercano, deben ir a verla solos, en pareja o en familia.

El director Sean Anders nos regala una comedia muy emotiva que con las actuaciones de Rose Byrne y Mark Wahlberg, se convierte en una experiencia grata de ver, por la particular química y armonía que le dan a toda la historia.

Pete (Wahlberg) y Ellie (Byrne) están en un momento muy estable de sus vidas, todo fluye bien, su relación de pareja, sus logros económicos y en general su vida, rompe con la monotía que las parejas suelen llevar. Ellos van al cine, juegan golf, se divierten, van al GYM, tienen salidas románticas… pero hace falta algo, una conexión cósmica tal vez, para que su vida esté completa. Es así cuando deciden tener hijos y se van por el camino que muy pocas parejas deciden tomar: adoptar a una joven adolescente y sus dos hermanos.

Esa es la sinopsis general y la premisa no podría ser más cierta en esta cinta: un gran amor familiar puede vencer cualquier obstáculo.

Sí, al principio la pareja parece que tiene a los hijos perfectos y están pasando por una momentánea luna de miel con sus posibles hijos adoptivos. Pero la peripecia comienza cuando los mismos empiezan a pasar por diversas situaciones emocionales que los niños de hogares temporales presentan al tener varios conflictos personales al haber vivido diferentes situaciones en sus vidas que los han orillado a desconfiar de las personas y de la vida en general.

La química en la película se completa con los 3 hijos: la joven rebelde Lizzy interpretada por Isabela Moner, el pequeño Juan a quien Gustavo Quiroz le da vida y la tierna pero caprichosa Lita, interpretada por Julianna Gamiz.

Una vez que la familia está integrada, la comedia se desarrolla de manera muy natural, las interacciones de los padres y su esfuerzo por crear vínculos con los pequeños, se da de manera graciosa y muy torpe, pero siempre notando las ganas de querer dar y hacer lo mejor por sus futuros hijos.

Algo que me pareció de gran acierto en la película, es que mientras la historia se va desarrollando, nos van soltando datos curiosos sobre lo que significa ser un niño en situación de hogar temporal en los Estados Unidos, lo difícil que es que padres quieran adoptar a niños adolescentes y el proceso de estudio y preparación por el que tienen que pasar para ser parejas potenciales para adoptar.

Las actuaciones como he mencionado son muy orgánicas, los niños, los padres y todas las personas que rodean a la familia, funcionan muy bien. La manera en la que segregan a los niños adoptados tan solo por desconocer su origen, está muy bien representada y te hace reflexionar al respecto al darnos cuenta que sigue habiendo mucha desinformación respecto a la adopción de hijos.

La lucha interna que en particular tiene Lizzy en su adaptación a su nueva familia, nos muestra que estos pequeños tienen muchos miedos que vencer y que el hecho de que allá afuera aún esté su madre, puede ponerlos en situaciones emocionales muy complicadas, de duelo y aceptación.

Conforme la historia va avanzando, nos vamos encariñando con cada uno de los personajes, los hijos, los padres y su entorno. No dejaremos de reír en toda la función y sí, por momentos, estaremos al borde de las lágrimas por las situaciones a las que nos enfrentaremos en conjunto con la nueva familia.

Amor, frustración, corajes y diversión son emociones que podremos vivir y conforme nos vamos acercando a su final, sentiremos un gran nudo en la garganta por lo que está por acercarse. ¿Logrará la joven pareja adoptar a los pequeños o será que el sistema hará que regresen con su madre biológica?

Definitivamente, Familia al Instante es una gran sorpresa que ni yo vi venir, pues llegué a la sala con muy poca información de la misma y salí realmente encantado.

¡Corran y aparten una función para esta semana! Les juro que no se arrepentirán.

Título original: Instant Family
Dirección: Sean Anders
Guión: Sean Anders & John Morris
Elenco: Rose Byrne, Mark Wahlberg, Isabela Moner, Gustavo Quiroz & Julianna Gamiz.

Yandre Galindo

Un ser ambivertido al que le gusta coleccionar Pops, videojuegos y películas. Mi especialidad es preparar hot cakes y piñas coladas.
Anuncios

Deja un comentario