La ambulancia recorrió las calles de Los Ángeles para llevarlo al Centro Médico Cedars-Sinai. Tenía 95 años.

Pulmonía, problemas de visión y su esposa había fallecido el 6 de julio del 2017. El hombre que moldeó gran parte de nuestra cultura pop moderna cedió y se encuentra ahora en una de las tantas dimensiones de las que escribió en sus 79 años como artista del Comic-book.

Stan Lee, nacido con su nombre judío-rumano Stanly Martin Lieber, hijo de un costurero, tuvo la suerte de que su prima Jean se casara con el dueño de la editorial Timely Comics, Martin Goodman. A partir de ahí, se dedicó a plasmar la emoción que las novelas y películas de la era le habían provocado.

Trabajó con Joe Simon y Jack Kirby, creadores del Capitán América (Timely Comics, Marzo 1941) y al poco tiempo creó The Destroyer (Timely Comics, Agosto 1941), un superhéroe con un uniforme tan horrible en colores morado, rojo, negro y celeste que se te queda en el alma y le tomas cariño; y Father Time (Timely Comics, Agosto 1941).

Incursionó en la 2da Guerra Mundial como reparador de equipos de telégrafos y mucho después como caricaturista. Lee regresó a casa en 1945 y hasta mediados de los 50’s se dedicó a escribir cómics de romance, suspenso, ciencia ficción y western, ya que el género de los superhéroes había pasado de moda. Se aburrió e incluso pensó en retirarse. Fue entonces cuando DC Comics creó un boom reimaginando sus superhéroes de los 40’s en un modelo actualizado, detonando la edad de Plata con nuevas versiones de Flash, Linterna Verde y Atom, además de The Challengers of the Unkown, un grupo de aventureros que se lanzaban a misterios de ciencia ficción o incluso magia negra.

Este regreso del género heróico y The Challengers, fue lo que inspiró a que la ahora nombrada Marvel Comics les pidiera a Lee y a Jack Kirby, un título donde los protagonistas fueran un grupo y también familia. Así nació Fantastic Four.

Esto inició una guerra fría entre Marvel y DC, donde DC tomaría el concepto del cuarteto de mutados y lo llevaría a lo extraño, creando The Doom Patrol. Marvel entonces lanzaría otro grupo de mutados, The X-Men.

En la maraña de títulos y novedades, Stan tuvo la inquietud de crear un superhéroe que, además de poder atraer a los adolescentes, pudiera dejar a un lado lo acartonado y caricaturezco de los superhéroes, donde su vida es perfecta y sin melodrama, e integrarle realismo, con inseguridades, defectos, vanidad… La araña fue sólo el medio para contar la historia de un niño con poderes de araña. Martin Goodman no estaba muy convencido, pero decidió darle oportunidad en la historieta Amazing Adult Fantasy que cancelarían después del no. 15. Stan pidió que se renombrara Amazing Fantasy para que los niños y adolescentes quisieran comprarla. Y así nació Spider-Man. El héroe ícono de Marvel Comics.

La escritura era pobre, pero el dibujo de Steve Ditko fue tan bueno, que llamó la atención del público y Amazing Fantasy no se canceló.

A la lista de creaciones de Stan Lee se suman Hulk, Thor, Iron Man, Doctor Strange y el grupo The Avengers.

Y aunque Jack Kirby era el verdadero cerebro y corazón de la gran mayoría de esas obras, Stan era el maestro que las vendía, revelando que su mayor talento era el show alrededor de la obra, atraer el público y ser un rock Star en un mundo de escritores.

Su carrera como director de Marvel le llevó a incluir temas de actualidad, como racismo, consecuencias de uso de drogas, feminismo entre otros, elevando el nivel del comic-book de tira cómica a la vanguardia literaria pop, gracias a los artistas de Marvel como Kirby, John Romita Sr, Gene Colan y Jim Steranko.

Lee se desarrolló más como hombre de negocios y diversificó Marvel, y sus propios proyectos, incluso participando con Warner Bros, dueños de DC Comics en la serie Just Imagin, donde Stan recreaba a los personajes insignia de DC a su forma, siendo Batman un luchador afroamericano y Wonder Woman una diosa solar mesoamericana, y mucho más adelante, entre sus varios cameos cinematográficos, apareciendo en la recién película animada de Teen Titans Go! To the Movies.

Si bien ha sido muy criticado y acusado de que sólo ponía su nombre en las portadas en su posición ejecutiva de Marvel y no desarrollaba nada creativo, esto último dicho por el mismo Jack Kirby en su última entrevista, es innegable el impacto y avance que Lee logró con el género de los cómics y los superhéroes ante su insistencia, invenciones y mercadotecnia. Incluso con la arriesgada animación Stripperella para Spike Tv en 2003.

Su último cameo, a menos que Disney nos sorprenda con algo en Avengers: Infinity War 2, fue en Venom de Sony y en Ant-Man and the Wasp, ambas de este año.

Hasta siempre, Stanley… Y como tú decías… ¡Excelsior!

Latest posts by elmonkeyman (see all)

Anuncios

Deja un comentario