Wes Anderson está de vuelta con su segunda película en stop motion, una combinación de Akira Kurosawa y un especial de navidad de los sesentas.

Esta combinación da como resultado una película encantadora y divertida con la que todo dueño de un perro se sentirá identificado.

Situada en un Japón futurista, en la ciudad Megasaki, la fiebre de perros se ha desatado de manera incontrolable. El alcalde Kobayashi ordena que todos los perros sean enviados a la Isla Basura. Meses después, una manada de perros conformada por Chief, Rex, King, Boss y Duke rondan la isla en busca de comida cuando se encuentran con Atari, un niño que llega a la isla en busca de su perro “Spots”. Mientras la manada lo acompaña en su travesía, en la ciudad, una conspiración para eliminar a los perros comienza a salir a la luz.

Hay que reconocer que con los años, el estilo visual de Anderson ha ido mejorando, en Isla de Perros queda claro. Sus encuadres estructurados geométricamente y la iluminación, le dan profundidad a la imagen y hacen que cada toma sea una belleza por sí misma, no hay segundo de la película que no sea un deleite para los ojos. El complejo diseño de producción utiliza la cultura japonesa, su arquitectura y arte con el toque futurista y el estilo visual de Anderson, crea un mundo extremadamente detallado y equilibrado. La iluminación está hecha para que los personajes tengan una textura que los hace ver mucho más realistas, hasta el punto en el que puedes sentir cada pelo del pelaje de los perros y los escenarios se sienten tangibles.

La historia es encantadora, sencilla y relacionable, al igual que sus personajes, el realismo es tan grande que llega un punto en el que te olvidas no solo de que son perros, si no de que son personajes animados, esto también se debe a las voces del cast, cada voz es tan particular y adecuada para cada perro, el diseño de los personajes está tan ligado a la voz que es imposible no reconocer fácilmente a cada uno.

Sin embargo, aunque Anderson haya mejorado en cuanto a su aspecto visual, en cuanto a que la narrativa tiene muchos problemas, el ritmo es pausado, lo cual no sería un problema si no variara tanto, algunas secuencias se siente mucho más largas que otras, al final, una película de poco más de hora y media se siente de dos o más. Los personajes por más relacionables que sean, su desarrollo es apenas convincente, incluso algo forzado, por más encantadores que sean, permanecen iguales.

Con ‘Isla de Perros’, Wes Anderson demuestra que es un genio visual y cada vez va mejorando, su problema se encuentra en que por más sencillas que sean sus historias y encantadores sus personajes, no deja de tener una narrativa muy básica y la hace a un lado para apoyarse en lo visual. Si amas a los perros, la amarás, si amas el cine de Anderson, la amarás, si no, aún hay muchas cosas que hacen de esta una gran, aunque no perfecta, película.


Título original: Isle of Dogs
Dirección: Wes Anderson
Guión: Wes Anderson
Elenco: Edward Norton, Scarlett Johansson, Bryan Cranston, Tilda Swinton & Bill Murray.

Luis Enrique Jiménez

Cinéfilo, nihilista, lector, universitario y chilango de corazón. Procrastinador profesional.

Latest posts by Luis Enrique Jiménez (see all)

Anuncios

Deja un comentario