La nueva película de Yorgos Lanthimos, una vez más, vuelve a dar de qué hablar. Ganadora a mejor guión en el último festival de Cannes y aclamada por la crítica.

Steven es un cirujano exitoso que tiene una vida ordenada y perfecta junto a su esposa Anna y sus hijos Kim y Bob. Steven ha estado cuidando de un adolescente llamado Martin con quien ha entablado una fuerte amistad. Después de que Kim y Bob comienzan a sufrir una enfermedad desconocida, Steven se da cuenta que Martin tiene intenciones de dañarlo a él y a su familia.

En esta historia, inspirada en Ifigenia en Áulide, Lanthimos captura y traslada la escencia de una tragedia griega y la lleva a la época moderna, el resultado es una idea bien ejecutada gracias al conjunto de elementos que hacen que la historia retorcida, se transforme en una experiencia escalofriante.

Empezando por las actuaciones, Colin Farrell interpreta a Steven, es un hombre que mantiene todo y a todos bajo su control en su vida, mientras avanza lo vemos cambiar radicalmente ante perder poco a poco el control de la situación, Farrell captura la frustración, la impotencia, hasta la locura del personaje. Nicole Kidman interpreta Anna, un personaje que sin hablar tanto, proyecta sus emociones, pasa de parecer fría a demostrar su enojo y rencor con tan solo expresiones faciales; el trabajo de Nicole es excepcional. Quién se roba la película es Barry Keoghan, se adapta profundamente en el personaje, su presencia es tan fuerte como es incómoda, su lenguaje corporal es inquietante al igual que su mirada, la actuación es en resumen, perfecta.

El aspecto visual es uno de sus mayores aciertos, cada toma, cada escena, cada plano es una belleza, la estética es impecable, ayuda a crear la atmósfera de inquietud, ansiedad, temor, que se siente muy leve al iniciar la película, sin embargo, con cada minuto que pasa, la intensidad aumenta poco a poco y para los últimos minutos, te tiene pegado en el asiento, atento a lo que va a suceder. Se apoya en los arreglos musicales que le dan un toque mucho más sombrío a la trama.

El Sacrificio del Ciervo Sagrado es arriesgada, atrevida, una idea original, sombría, ejecutada casi a la perfección. Yorgos Lanthimos logra causar impacto en el juicio de la audiencia.


Título original: The Killing of a Sacred Deer
Dirección: Yorgos Lanthimos
Guión: Yorgos Lanthimos
Elenco: Colin Farrell, Nicole Kidman, Barry Keoghan, Raffey Cassidy, Sunny Suljic, Alicia Silverstone y Bill Camp. 

Luis Enrique Jiménez

Cinéfilo, nihilista, lector, universitario y chilango de corazón. Procrastinador profesional.

Latest posts by Luis Enrique Jiménez (see all)

Anuncios

Deja un comentario