Game of Thrones Noticias Reseñas Series

Reseña | ‘Game of Thrones’, Temp. 7, Ep. 4: ‘The Spoils of War’ 

Cuarto episodio, mitad de temporada, este episodio comienza con reuniones amigables y no tan amigables, y finaliza con un espectáculo violento, con lo que se convierte en uno de los mejores capítulos de la serie hasta ahora.

Spoilers adelante:

Con la toma de Highgarden, Jaime envía el oro que la corona le debe al Banco de Hierro, después de muchos elogios a su eficacia, Cersei reafirma una alianza para financiar la guerra.

En el norte, Arya ha vuelto a casa y su reunión con Sansa no es del todo sentimental, al igual que con Bran. Parece que a Sansa le cuesta aceptar los cambios que han sufrido sus hermanos.

Petyr intenta mostrarse interesado en ayudar a Bran en lo que necesite y le obsequia la daga de vidriagón con la que intentaron asesinarlo, Bran la acepta, pero cuando le recuerda que el caos es una escalera, Petyr se da cuenta de que Bran sabe mucho más de lo que cree. Bran decide regalar la daga a Arya; aunque intentaron hacerlo de manera sutil, es más que obvio que la daga puede jugar un papel mayor más adelante.

Antes de empezar a minar el vidriagón, Jon encuentra algo que debe mostrarle a Daenerys, dibujos antiguos que muestran a los Niños del Bosque y los Primeros Hombres luchando contra los Caminantes Blancos. Por un momento parece que Danerys pondrá su orgullo a un lado y ayudará a Jon, sin embargo no lo hará hasta que Jon doble la rodilla, a lo cual, se niega.

La furia de Daenerys aumenta cuando es avisada de la trampa en la que han caído los inmaculados. Harta de las estrategias militares y usar la razón, decide tomar su ejército Dothraki y montarse en Drogon para atacar al ejército Lannister. Más tarde, Theon logra regresar a Dragonstone donde tiene una fría reunión con Jon y es avisado que Daenerys ha partido.

La batalla que rápidamente se transforma en una masacre, es una de las secuencias de acción mejor dirigidas en toda la serie, las coreografías, los efectos, la música, una vez más, los aspectos técnicos están fuera del standard de la televisión. Bronn se roba la atención cuando decide ponerse serio y pone a prueba la nueva arma de Qyburn, que resulta exitosa y logra herir gravemente a Drogon. El capítulo finaliza con Jaime jugando a ser el héroe y trata de asesinar a Daenerys, pero cuando Drogon se pone en su camino, solo queda Bronn para salvarlo de su fuego.

Pero no todo es perfecto, parece que los escritores se han olvidado por completo del realismo que alguna vez caracterizó a la serie, pues ahora parece que es más importante el espectáculo que la verdadera historia. En las últimas temporadas se han olvidado de la geografía de Westeros y sus limitaciones, incluso después de quedar claro que en un episodio hay grandes saltos de tiempo, no se puede olvidar que un ejército de salvajes no puede cruzar de un lado del continente a otro por semanas sin ser detectados. Este es un problema que incluso el público, ha decidido ignorar y se refugian al decir que en una serie en la que existen dragones y otras criaturas fantásticas, eso no debería preocuparnos.

Emocionante, lleno de tensión y sorpresas, un buen empujón para mover la temporada que se había estancado en la monotonía, sin embargo, demuestra que en este punto, lo más importante es el espectáculo, no la historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s