Después de décadas de ver cientos de películas sobre ataques de tiburones, tiburones gigantes, tiburones mutantes, tornados de tiburones, podríamos hacernos la pregunta: ¿Hay algo nuevo qué ver? Y la respuesta es: Sí. Miedo Profundo usa elementos de cintas que ya conocemos, pero mientras avanza, crea los suyos y logra una experiencia altamente efectiva.

Una surfista llamada Nancy (Blake Lively), una gaviota herida, un tiburón hambriento y un drama existencial, es todo lo que esta película necesita para entregarnos momentos de tensión que te harán rezar por la vida de Nancy.

Probablemente su acierto más grande es el aspecto visual. La perfecta fotografía de Flavio Labiano nos muestra la belleza natural de la playa y el mar en donde se desarrolla la historia. Durante el primer acto, sus colores cálidos nos ayudan a sentir la tranquilidad del ambiente; en su segundo acto lo que comienza siendo pacífico y feliz, rápidamente se transforma en un ambiente de frialdad y desesperanza. Lo que era serenidad se transforma en una desesperada lucha por sobrevivir cueste lo que cueste, y el peligro va aumentando hasta terminar con un oscuro y tétrico tercer acto. Es tal la belleza de la fotografía, que incluso se puede disfrutar durante los créditos finales.

La desesperación se logra sentir debido a que Blake Lively, con su extraordinaria actuación, carga con el peso de la película, logrando que el espectador sienta empatía con ella y se preocupe de manera genuina por el destino de su personaje. Es gracias a la actriz que la sensación de peligro es aún más convincente, ya que sin su gran interpretación, probablemente muchos de los momentos más poderosos de la película no habrían sido tan emocionantes. Blake también construye momentos dramáticos impecables como resultado del adecuado balance que ella maneja entre el drama y el suspenso.

Otro acierto muy importante son los efectos especiales tanto prácticos como digitales, que, incluso con el (muy) bajo presupuesto, consiguen crear imágenes bastante convincentes, especialmente con el tiburón. Efectos que muchos de los “blockbusters” de este verano matarían por tener.

Pero no todo es perfecto en Miedo Profundo. Entre sus problemas están los cambios bruscos en el ritmo y algunas escenas que te hacen dudar si es humor involuntario o si es intencional.

Con su estupenda dirección, Collet-Serra controla todos estos elementos y nos entrega un producto emocionante, entretenido, que no pretende ser más, y que al saber lo que es, no se preocupa por ser totalmente lógico o en ser apegado a la realidad. Simplemente es una película perfecta de verano.

blake-lively-the-shallows-surf-board
Miedo Profundo (2016)

Título original: The Shallows
Director: Jaume Collet-Serra
Guión: Anthony Jaswinski
Elenco principal: Blake Lively, Óscar Jaenada, Brett Cullen, Shedona Legge & Janelle Bailey.

Luis Enrique Jiménez

Cinéfilo, nihilista, lector, universitario y chilango de corazón. Procrastinador profesional.

Latest posts by Luis Enrique Jiménez (see all)

Anuncios

Deja un comentario