David Burke (Jason Sudeikis) es un vendedor de drogas de poca monta, cuya clientela incluye chefs y madres de familia, pero nunca niños -después de todo, tiene escrúpulos.

Así que… ¿qué podría salir mal? Mucho. Al preferir mantenerse con un bajo perfil por razones obvias, David aprende por las malas que toda acción tiene consecuencias, cuando intenta ayudar a un grupo de adolescentes y termina golpeado por un trío de gandallas. Tras robarle su auto y su ‘mercancía’, lo dejan con una gran deuda con su proveedor Brad (Ed Helms).

Para poder hacer borrón y cuenta nueva -y mantenerse a salvo- David tendrá que convertirse en narcotraficante y encargarse de uno de los cargamentos de Brad, proveniente de México.

Convenciendo a sus vecinos, la cínica bailarina exótica Rose (Jennifer Aniston), un intento de cliente Kenny (Will Poulter) y la reina de las calles Casey (Emma Roberts), él prepara un plan a prueba de tontos: Con una esposa falsa, dos hijos postizos y una casa rodante, “los Millers” se dirigen al sur de la frontera para pasar un 4 de julio con un final muy explosivo.

Yandre Galindo

Lord Sith, geek, cinéfilo y gamer | Me gusta ver películas, jugar videojuegos y preparar hot cakes.
Anuncios

Deja un comentario